Ingrese

logo tatuytv

10años pagina

siguenosCanal youtube TatuyTVtwitter tatuytvFacebook

[VIDEO] Chávez Radical: "La autocrítica no le hace daño a la Revolución"

Compartir

Chavez Radical XIII

Las revoluciones nacen en medio de una gran turbulencia social, basada por un lado en la insostenibilidad del sistema en la tarea de preservar su hegemonía, y por el otro en la rebelión de los subordinados, que ya no toleran las injusticias impuestas por el orden dominante. El estallido revolucionario es entonces protagonizado por hombres y mujeres, formados cultural e ideológicamente por el orden precedente, pero que sin embargo han decidido romper con éste, asumiendo la construcción de una nueva sociedad, preñada de una nueva ética y cultura, pero intoxicada aún por los vicios, miserias y antivalores del orden que combaten.

Por ende, las Revoluciones se constituyen como procesos imperfectos, contradictorios e irreverentes, obligados a mirarse al espejo, a someter su estado de salud a permanente examen, a evaluar los avances y retrocesos, los errores y aciertos; necesita acudir recurrentemente al ejercicio de la autocrítica para oxigenarse, revitalizarse, recomponer su tejido, reconstruir lo fallido, formar a su sujeto social, a su base de apoyo, a la clase que emprendió la rebelión, educarlo en la conciencia y la ética propia de un proceso profundo de transformación social.  Una revolución que no se autocritica se momifica, se pervierte y se burocratiza, pero la autocrítica sin propuestas ni rectificación real degenera en un ejercicio infértil, que cultiva frustración y la despoja de su potencia transformadora, condenándola al ostracismo y la satanización por parte de aduladores y reformistas.

El Comandante Chávez era reiterativo y agudo en lo que a autocrítica se refería. La invocaba para perfeccionar el ejercicio de la política, para incorporar al pueblo en la cosa pública, para retomar el camino cuando las desviaciones amenazaban. Encomendaba a los medios de comunicación del estado a asumirla como parte integrante de su política editorial. Así mismo, enfatizaba en la necesidad de plantearla con honestidad, transparencia y lealtad, librarla del "veneno", de intereses ocultos y agendas encubiertas y dañinas.

En este episodio de Chávez Radical, el Comandante aborda el tema con vehemencia y precisión, dibujando los contornos de un atributo vital para la revolución, que viene siendo manoseado y vapuleado por algunos sectores políticos, pero también satanizado y perseguido por otros. En síntesis, el Comandante plantea la autocrítica desde el espíritu martiano, cuando el prócer cubano escribía: "Crítica es el ejercicio del criterio. Destruye los ídolos falsos, pero conserva en todo su fulgor a los dioses verdaderos. Criticar, no es morder, ni tenacear, ni clavar en la áspera picota, no es consagrarse impíamente a escudriñar con miradas avaras en la obra bella los lunares y manchas que la afean; es señalar con noble intento el lunar negro, y desvanecer con mano piadosa la sombra que oscurece la obra bella."

08/01/2011. Intervención del Comandante Presidente Hugo Chávez durante conversatorio con integrantes del Movimiento de Pobladores. Sector El Calvario, Caracas, Municipio Libertador, Distrito Capital, Venezuela.

(...) la crítica, la autocrítica, eso no se lo podemos dejar a los canales de la oposición, no, nosotros mira, el Correo del Orinoco, el diario Vea, el otro, Ciudad Caracas, deben tener páginas enteras dedicadas a la autocrítica, que el pueblo tenga mecanismos, ah y que nosotros lo leamos, (...) no le dejemos eso a canales de oposición que lo hacen de manera interesada para atacar al gobierno y siempre le dan la vuelta (...)

(...)La naturaleza burguesa es la prepotencia complejo de superioridad, entonces ahí no cabe la autocrítica ¡no yo soy perfecto pues! ¡No! ¿Qué autocrítica? Nosotros en cambio tenemos que ser humildes, tenemos que vestirnos de humildad, los revolucionarios y ser -como decía el Che- profundamente autocrítico, no podemos ni ofendernos, ni sentirnos mal por los errores, por las cosas que no nos salen ¡no, no! autocríticos (...) 20/08/2012. Intervención del Comandante Presidente Hugo Chávez durante inspección al desarrollo habitacional Terrazas del Aluminio, en el marco de la Gran Misión Vivienda Venezuela. Desarrollo Habitacional Terrazas del Aluminio, Municipio Caroní, Estado Bolívar, Venezuela.

Hagamos la crítica nosotros mismos pero nosotros mismos, no tengamos ningún complejo, no, no, que eso le hace daño al proceso, no, no le hace daño, le hace bien al proceso la crítica del pueblo, la autocrítica no le hace daño, le hace bien, le hace bien.

Ahora, hagámosla con lealtad al proceso, con lealtad a los principios no imbuidos por dañar a alguien, porque ya entonces la cosa viene envenenada, eh, viene envenenada (...) no, de manera ética, con moral la autocrítica y la crítica, eh y además tomando en cuenta aquello que está escrito y es palabra de Dios decimos los cristianos, antes de criticar la paja en el ojo ajeno mira la viga que a lo mejor, digo yo, tienes en el tuyo, a lo mejor, cada quien tiene sus vigas, verdad,

(...) por eso es que uno tiene que salir de los palacios y de las oficinas y coger calle y oír al pueblo, que el pueblo lo interpele a uno, lo regañe, lo agarre por la pechera, lo arrastre, ven acá Chávez como me arrastró una señora por aquí una vez y me arrastró y me llevó pa’ arriba agarrao por la pechera y me regañó y me dijo, cuando el golpe aquel de diciembre, después del golpe vino el golpe petrolero, no había comida, no había pero ni hallacas, no había nada, la burguesía tratando de derrocar a Chávez por hambre, que el pueblo se alzara y la señora por aquí me agarró por la pechera y me dijo: ven acá y me dijo Chávez mira, ahí estamos cocinado será piedras con las patas de mi cama, tú sabes que madera es esa, estaba ardiendo la leña, estaba cocinando con leña, no había gas, no había gasolina, entonces me dijo: estamos cocinando un arrocito Chávez pa’mi marido que estaba enfermo, no caminaba y mis hijos, en la azotea de un rancho aquí y me dijo: mira Chávez yo podré tumbá mi rancho pa’quemá, comeremos piedras, carajo pero no te rindas muchacho me dijo esa vieja, una mujer negra, sólida, grande, inmensa, gigante, una giganta, no te rindas y le dije: no me rendiré que cómo voy a rendirme yo con ese reclamo del pueblo.

Entonces uno tiene que salir, darle la cara al pueblo, a los reclamos de los trabajadores, de las mujeres, de los niños, de los estudiantes y no refugiarse ni darle la cara pa’ acá o voltearse pa’ otro lado, no, para poder gobernar en función de lo que el pueblo reclama.

Pulse en la imagen para ver el video

Compartir