Ingrese

logo tatuytv

10años pagina

[ORGANIZACIÓN POPULAR] Movimientos chavistas unidos contra la violencia fascista opositora

Compartir

colgadosunet

Con el fin de organizar una corriente de derechos humanos los y las protagonistas de la Revolución Bolivariana, que apuestan a la paz y a la democracia socialista, se reunieron para construir una agenda estratégica de lucha para las próximas décadas, los días 27 y 28 de julio de 2017, en el Centro para el encuentro popular La Ceiba, en San Agustín del Sur; Caracas, en donde se dieron cita diversas organizaciones y movimientos de la base popular venezolana en el marco del Seminario Derechos Humanos y Constitución: logros y desafíos en el cual condenaron todas las formas de violencia fascista y decir que van por más vida digna.

Esta actividad convocada por SurGentes y Unidos San Agustín Convive, estuvo dirigido a personas, colectivos y movimientos comprometidos con la revolución popular para cimentar propuestas que permitan profundizar los logros alcanzados, superar los obstáculos y avanzar en un movimiento por derechos humanos que fortalezca el compromiso en el barrio y contó con cerca de 60 ponencias en mesas de trabajo y 5 centrales que abordaron ejes temáticos como: derechos civiles; políticos y económicos; sociales y educativos; ambientales y de los pueblos indígenas; y de sectores específicos.

Las y los participantes ratificaron los derechos humanos del pueblo e hicieron un llamado al mundo que aunque una Revolución no se hace “…desde arriba, nosotros conocemos bien la importancia de tener aliados y no enemigos en el Estado, para disputar, también ahí, el poder y la riqueza a favor de las mayorías”.

DECLARACIÓN:

Movimientos Chavistas por los Derechos Humanos y la Democracia Socialista

Nosotras/os, militantes de distintas luchas de izquierda, por los derechos humanos en Venezuela, reunidos en San Agustín del Sur (Caracas), los días 27 y 28 de julio de 2017, declaramos:

1.- Somos los sectores populares, las mujeres, lxs campesinos, lxs habitantes de los barrios urbanos, los pueblos afro e indígenas, lxs jóvenes, la población sexogenerodiversa, la población que vive con alguna discapacidad y otros sectores excluidos, las principales víctimas de violación a nuestros derechos humanos, en todo el mundo. Esta vulneración es producto de una radical asimetría de poder, riqueza y valoración del estatus, que surca a la sociedad capitalista global. En consecuencia, democratizar la riqueza, el poder y el reconocimiento, es la ruta que reivindicamos para alcanzar una mejora sostenida de los derechos de las mayorías populares subordinadas y de las minorías excluidas. En esa ruta, la organización, politización y movilización de los sectores populares y otros sectores estructuralmente discriminados, es la garantía estratégica más importante para avanzar en la construcción de la dignidad colectiva.

2.- Existe una visión hegemónica liberal de los derechos humanos, asociada a la economía de mercado y a la democracia representativa, que favorece los derechos de las élites por sobre los derechos de las mayorías oprimidas y de las minorías excluidas. Esa concepción prioriza algunos derechos civiles y políticos (como la propiedad o la representatividad) por sobre los derechos sociales; prioriza un comportamiento omisivo del Estado (“no hacer”) por sobre un comportamiento activo del Estado para proteger a las personas o pueblos de los daños ocasionados por los poderes fácticos y para garantizar la igualdad sustantiva. Las visiones contrahegemónicas de los derechos humanos, que consideramos más favorables a los pueblos, se caracterizan, por el contrario, por su anclaje a las luchas concretas de los sectores populares y excluidos contra la dominación, la explotación y la discriminación. Centran su interés en lograr la igualdad sustantiva, lo que implica la interdependencia entre los derechos sociales y el resto de los derechos; en la construcción de un Estado Fuerte que corrija desigualdades e inequidades, junto a un pueblo organizado, movilizado por sus derechos y con crecientes espacios de autogobierno; visibiliza los derechos colectivos, de los pueblos y de la naturaleza y; promueve una concepción intercultural de los derechos humanos, que implica un diálogo entre las concepciones de dignidad de los distintos pueblos y culturas del planeta. Es esta la concepción de derechos humanos que reivindicamos, en el marco de todas nuestras luchas, tan diversas, como unitarias.

3. En 1999, a través de un proceso constituyente, nos dimos una Carta Magna que reconocía el catálogo de derechos humanos más progresista de la historia republicana. El chavismo, como movimiento articulador de todas las izquierdas y los sectores oprimidos, logró condensar en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, las demandas que los movimientos populares sostuvimos desde la década de los 60. A ello le siguió el impulso de políticas públicas articuladas con el pueblo, que lograron que inmensas mayorías viviéramos, por vez primera, el goce de nuestros derechos. Se generó: a) el proceso de organización popular más importante de la historia nacional, con más de 40.000 consejos comunales y de 2000 Comunas, desde donde ampliamos nuestros derechos políticos al autogobierno; b) el proceso de emergencia de los sectores populares como actores protagónicos del destino del país; c) la disminución radical de la pobreza, la pobreza crítica, la desigualdad, la desnutrición, el analfabetismo, el desempleo y la economía informal; d) el aumento del Índice de Desarrollo Humano, de la cobertura de la seguridad social, de la atención primaria en salud, de la escolarización (en todos los niveles), del acceso a viviendas, de la propiedad de las tierras rurales y urbanas y; e) el aumento de la independencia nacional de los centros políticos y económico de poder y la creación de espacios de articulación del Sur Global. Estos logros no solo los disfrutamos como destinatarios, sino que los protagonizamos, los construimos. Nos pertenecen. Todo lo anterior fue posible porque la Revolución recuperó nuestros recursos naturales en beneficio del país y de los más pobres. Porque recuperó nuestro derecho a autodeterminarnos.

4. Desde entonces, en el marco de un proceso heterodoxo de construcción de una democracia socialista, por vías pacíficas, constitucionales y electorales; nuestro derecho a la autodeterminación ha sufrido conspiraciones, golpes, insurrecciones oligárquicas, ataques y deslealtades, nacionales e internacionales. Paradójicamente, los sectores de derecha que han protagonizado estos ataques a la democracia, utilizan el discurso de los derechos humanos como herramienta para desacreditar y deslegitimar el proceso de cambios que hemos protagonizado como pueblo. Nunca pensamos que nadar contra la corriente en un mundo hegemonizado por la dictadura del capital sería sencillo; así que estábamos y estamos preparados para la lucha. Hoy nos reunimos aquí para denunciar a quienes, desde aquella acera, instrumentalizan los derechos humanos a favor de las élites y en contra de lxs de abajo.

5. Aunque, nuestra Revolución tiene enormes logros, es evidente que una parte importante de la tarea no se ha hecho: a) no hemos logrado desmontar el rentismo capitalista, que existe desde que el petróleo empezó a brotar de las venas de nuestra tierra y la burguesía consideró más rentable vivir del Estado que producir; b) no hemos logrado que la economía en manos de lxs trabajadorxs y de las comunas tenga un peso significativo en la economía nacional; c) no hemos logrado que la corrupción del capital deje de permear a una parte de las capas funcionariales y dirigentes y; d) no hemos logrado superar la ineficacia y el burocratismo, que carcomen la gestión de gobierno. Son muchos los derechos en donde tenemos agendas abiertas. Entre ellos: a) la ampliación de los derechos económicos de las mayorías, orientada a la socialización de los medios de producción; b) la ampliación de la democracia socialista territorial que posibilite autogobiernos poderosos y expansivos; c) la ampliación de los derechos de las mujeres, más allá de las consignas y formalidades y, en particular, el derecho a la autodeterminación de su cuerpo y a interrumpir el embarazo; d) la ampliación de los derechos de la comunidad sexogenerodiversa, víctima de un conservadurismo social y estatal que lxs excluye y subordina; e) la ampliación real de la ejecución de políticas de demarcación de territorios indígenas, que es el piso para el disfrute de sus demás derechos; f) la ejecución consistente de políticas en materia de derecho al ambiente sano, que se ve arrollada por las lógicas pragmáticas de sobrevivencia económica en medio de la crisis; g) la concreción real de la reforma policial y la reforma a la justicia penal, que impida que el aparato punitivo siga siendo clasista y racista, como lo denunció Chávez en el Plan de la Patria; entre otros temas. Hay, por tanto, tareas pendientes para fortalecer y proteger nuestros derechos y logros. Tanto desde el Estado, como desde los movimientos y sectores en lucha.

6. Hoy nos reunimos aquí, en San Agustín del Sur; el barrio autoconstruido por los obreros que, en 1926, edificaron las casas de los ricos en El Conde; el barrio de nuestros hermanos del Madera, tragados por el Orinoco pero vivos en nuestras luchas; el barrio que enconchó a la guerrilla urbana de los 60; el barrio que enfrentó los desalojos en los 70 y 80; el barrio más chavista de Caracas; para ratificar todas nuestras luchas por los derechos humanos del pueblo que somos. Para decirle al mundo que aunque una Revolución no se hace “desde arriba”, nosotros conocemos bien la importancia de tener aliados y no enemigos en el Estado, para disputar, también ahí, el poder y la riqueza a favor de las mayorías. Hoy nos reunimos aquí para gritar que el chavismo está más vivo que nunca, en las luchas concretas de los territorios y los sectores. Hoy nos reunimos para condenar todas las formas de violencia fascista que nos vulneran y para decir que vamos por más vida digna. Hoy nos reunimos aquí para organizarnos como movimiento de derechos humanos de “lxs de abajo”, de lxs protagonistas de la Revolución Bolivariana, de lxs que apostamos a la paz y a la democracia socialista. Nos reunimos para construir nuestra agenda estratégica de lucha para las próximas décadas, en clave de derechos humanos. Que nadie se equivoque. Vamos por más!

¡Chávez vive, la lucha sigue!

¡Solo el Pueblo salva al Pueblo!

Adhesiones:

Colectivos:

Coalición Unidos San Agustín Convive
Surgentes. Colectivo de DDHH
Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora
La Araña Feminista
Alba TV
Códigos Libres
Colectivo Casa de Cronopios
Colectivo Comunalizar Conocimiento
La Alpargata Solidaria
Plataforma Popular Constituyente
Red de Información para el Aborto Seguro (RIAS)
Alianza sexo-género diversa revolucionaria (ASGDRe)

Individualidades:

Alba Carosio
Aimee Zambrano
Alejandra Guedez
Alinson Cardoza
Amaylin Riveros
Ana Barrios
Andrea Guverneur
Angel Silva
Antonio González Plessmann
Bárbara Tineo Toro
Belkis Urdaneta
Berta Sans
Brayan Lovera
Breyvert García
Carlos Rodríguez
Carmen García
Carolina Salazar
Charlene Arias
César Aponte
Clara Arguinzones
Claudia Di Lucia
Cristofer Peguero
Dairy Herrison
Damién Girón
Daniel Galindo
Deide Moreno
Dorelys Salgado
Douglas Hernández
Eduardo Viloria
Edwin Rodríguez Useche
Emma Ortega
Ernesto Quijada
Fernando Giuliani
Francelis Sánchez
Gabriel Campos
Gabriel Maray
Gioconda Mota Gutiérrez
Gridel Devera
Guiomar Rodríguez
Helga Malavé
Heylen Salas
Hugo Cangana
Iris Olivares
Isabel Villarte
Isamar Escalona
Iván González
Javier Martintereso
Jenny Medina
Jhon González
Jhon Zubillaga
Jhonny Hidalgo
Jhonny Moreno
Johandy Carpio
Jorge Luis Bastidas
José Estrada
José Gregorio Durán
José M. Iglesias
Jovanna López
Juan Galindo
Juan Salas
Kevin Pereira
Lewinstone Peñalver
Liliane Blaser
Lilibeth Mata
Liodys Rivero
Lixceló Tejada
Loyner Mejías
Luis Díaz
Luis Rojas
Luis Salas Rodríguez
Luz Marina Toro
Luz Patricia Mejía
Marcos Solar
Maria Angela Petrizzo
María Elena Rodríguez
María Gil
Mairim Gil
María Hernández
María Loaiza
María Mariela Cortez
María Pacheco
María Paula Herrero
María Reyes Ortiz
María Villahermosa
Mariani Meléndez
Marianicer Figueroa
Marieva Caguaripano
Marisol Guédez
Marisol Olivares
Marly Villalta
Martha Lía Grajales
Maruvi Leonett Villaquiran
Marvelys Sifontes
Marx Gómez
Maryluz Guillén
Maureen Riveros
Michell Moreno
Nanci Castro
Nellyana Salas
Nilda Torres
Olider Gómez
Onayi Carrera
Oriana Ruiz
Orkaiyonal J. Izarra
Oscar Vásquez
Pablo Fernández
Patricia Ortega
Pedro Juan García
Pedro Pablo Fanega
Rafael Báez
Ricardo Dorado
Robinson Cárdenas
Ronny Monasterio
Rummi Quintero
Samuel Mijares
Samuel Morales
Somar Toro
Soraya El Achkar
Tony Aldana
Vicmar Morillo
Víctor Colina
Víctor Figueroa
Víctor Valentín
Wenderley Guzmán
Williams Oropeza
Willman Verdú
Winnifer Herrera
Winyerve Mendoza
Yamile Anderson
Yanderlys Bolívar
Yanett Peralta
Yanisa Blanco
Yeisimar Crespo
Yerlimar Mota
Yhoselis Avilán
Yoiber Blanco
Yosliannis Rosal
Yosmari Hernández
Yulai Peralta
Yusberlis García
Zaida Hernández

Para nuevas adhesiones escribir a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Compartir