Ingrese

logo tatuytv

10años pagina

[OPINION] Derrotas Imperiales

Compartir

DerrotasI

Aún a pesar de que las derrotas del imperio estadounidense, durante los pocos años transcurridos de este siglo, son más y se extienden a lo largo y ancho de nuestro hermoso planeta (como por ejemplo Siria, Irak o Afganistan; regiones caracterizadas por la abundancia del preciado/necesario recurso natural para el modelo capitalista: petróleo)i, en esta ocasión nos concentraremos en las "batallas" políticas que desde hace algún tiempo libra contra tres pueblos de nuestro continente -que pretenden hacer suyo-; batallas en las que cada vez luce más obvia su derrota histórica, simbólica, y hasta moral:

Puerto Rico

Desde finales del año pasado un rumor alegraba a los independentistas puertorriqueños, especialmente a la familia del líder nacionalista Óscar López Rivera: se rumoreaba la posibilidad de un indulto. Comenzó el 2017 y el rumor cobró aún más fuerza, hasta que el 17 de enero del año en curso se convirtió en una realidad, como resultado de los acostumbrados indultos de los salientes mandatarios estadounidenses, esta vez más que un indulto fue justicia lo que se hizo con el caso del “Mandela latinoamericano”.

Parece increíble, así como sucede con las resoluciones contra el bloqueo cubano, que luego de más de tres decenas de resoluciones por parte del comité de Descolonización de la ONU a favor de la libre determinación e independencia de Puerto Rico, la isla continúe político-administrativamente asfixiada por la terquedad del imperio estadounidense que se niega a reconocer la "propia e inconfundible identidad nacional" del país caribeño, y lo mantiene como un estado libre asociado (U.S. Commonwealth).

Un estado libre asociado es un territorio que pertenece a los Estados Unidos más no forma parte de él, es decir, no es una nación ni forma parte de una, sino que es una propiedad de otra nación, lo que le permite manejarla a su antojo, en otras palabras mucho más sinceras, es una colonia pero con otro nombre para intentar evadir las implicaciones y medidas legales internacionales anticolonialistas. Situación que agrava la crisis económica y política que vive la isla, cohibiéndole de tomar ciertas medidas para su crecimiento económico y desarrollo social, crisis recientemente agravada debido a los embates del huracán “María”, se le trata como un "estado de segunda clase". Las ayudas económicas recibidas son significativamente inferiores a las de otros estados afectados, y además son entregadas de manera tardía, aún a pesar de que los puertorriqueños deben pagar impuestos como cualquier otro ciudadano norteamericano.

Los puertorriqueños están cansados de esta situación, si bien la opción mayoritaria en ninguno de los plebiscitos realizados ha sido la independentista, el Commonwealth tampoco es la opción deseada mayoritaria desde hace dos décadas; los puertorriqueños quieren/necesitan un cambio. La crisis financiera que padece la economía estadounidense, además de las reiteradas resoluciones del comité de descolonización de la ONU, hacen inviable en el corto plazo la "estadidad" de Puerto Rico, y apuntan a la independencia, no solo como la opción más viable sino tal vez como la única para mejorar la situación social, económica, y política de la "Isla del Encanto", a esta lucha ha dedicado toda su vida Óscar López.

Al momento de su aprehensión López Rivera solicitó ser tratado como prisionero de guerra por la independencia de su país, dicha solicitud fue negada, ya que habría sido reconocer, en cierta medida, la validez de su lucha. Por el contrario, se le condenó por conspiración, sin mayores pruebas, a un total de 70 años de cárcel, 12 de los cuales pagó en aislamiento total, con ello se enviaba un mensaje, no solo a los independentistas sino a todos los puertorriqueños. Este mensaje, aunado al resto que el súper aparato ideológico norteamericano inocula en los habitantes de la isla, ha sido sumamente efectivo si lo comparamos con los resultados de los plebiscitos previamente señalados.

El gobierno estadounidense, más específicamente la gestión Obama, en un intento por lavar su rostro ante la comunidad internacional, principalmente la occidental; además de las presiones sociales producto de la crisis que aún aqueja al país, y más fuertemente a su “estado libre asociado”; indultó, habiendo apenas cumplido la mitad de la condena total imputada, al líder independentista, dejándole en libertad para que continúe en su justa y necesaria lucha, enseñándonos de esta manera que las derrotas de un imperio se gestan durante 36 años.

"Yo vengo a luchar y a trabajar... Mi espíritu, mi dignidad y mi honor están muchos más jóvenes hoy, que el día que ingresé a la prisión"
Óscar López Rivera

Cuba

ONU: 191 - 2, desde hace varios años este marcador se repite en la asamblea general de las naciones unidas, demostrando que la esperanza de la humanidad aún prevalece en estos tiempos, ante la política injerencista, imperial y belicista de Estados Unidos, que continúa sin un ápice de vergüenza (el único fanático que le secunda es el estado genocida de Israel) en su manía por mantener oficialmente un bloqueo que inició, hace casi seis décadas, como castigo a tan osado pueblo que se atrevió, entre otras cosas, a consolidar el socialismo apenas a 170 kilómetros de su frontera, y se ha mantenido a pesar de este bloqueo económico-financiero, y de innumerables y diversos ataques a su territorio, industria, economía y población.

Todo el pueblo cubano ha hecho frente de distintas maneras a estos ataques, pero de todo ese heroico pueblo resaltan cinco nombres Gerardo, Ramón, Antonio, Fernando y René, también conocidos como los "Cinco héroes cubanos", quienes fueron capturados por los organismos de seguridad de Estados Unidos y estuvieron detenidos durante más de quince años, precisamente mientras realizaban labores de inteligencia para evitar que continuaran los mencionados ataques al humilde pueblo de Martí. Finalmente fueron liberados (en una suerte de, extra‑oficialmente, intercambio, por el "contratista" estadounidense, Alan Gross) en diciembre de 2014, en lo que significó un giro hacia el restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre EEUU y Cuba, giro que actualmente parece que pudiera ser temporal y reversible.

La revolución cubana no cambió en nada, no hizo nada más que mantener su palabra de una disposición franca y fraterna a dialogar, limar asperezas y restablecer relaciones de respeto mutuo y reciprocidad. Cuba se ha mantenido fiel a sus ideales de independencia y justicia social, con profunda lealtad a aquellos que dedicaron su vida a ello, como el comandante Fidel. Quienes parecieran haber reaccionado y cambiado de táctica, más no de objetivo, es el gobierno de Estados Unidos, por lo menos durante la administración Obama, que en sus propias palabras confesó: "A lo largo de las décadas, ha quedado claro para muchos legisladores estadounidenses que el embargo ha sido un fracaso total". Luego de algunas conversaciones entre los presidentes de ambas naciones (Barack Obama y Raúl Castro) durante el año 2015, se establecieron los acuerdos mínimos para el restablecimiento de las relaciones diplomáticas y la re‑apertura de las embajadas de cada nación en el otro país. Una vez más la historia le da la razón a Fidel, a la nación cubana y a todo su valiente pueblo, como viene sucediendo desde la “Sierra Maestra”, o incluso desde el mismísimo asalto al cuartel Moncada.

La derrota de la política exterior del neo-imperio estadounidense, o por lo menos de la táctica del bloqueo tal como se ha llevado a cabo con Cuba es mayor, a tan pocos kilómetros y durante casi seis décadas de inhumano aislamiento económico‑comercial, la “Antilla Mayor” ha dado excelsas muestras de los milagros del socialismo: analfabetismo nulo desde hace más de medio siglo, no hay desnutrición infantil y la mortalidad infantil es de apenas 4.6 por cada mil habitantes, además la tasa de desempleo es menor al 2% y el sistema de protección social es para toda la población. Todo esto a pesar, repetimos una vez más (nunca serán muchas mientras persista) del bloqueo económico, comercial y financiero; de los incesantes y viles ataques militares e ideológicos; y del capitalismo devastador que le envuelve y le oprime. Mostrando de esta manera como un país se desarrolla no con competencia, dinero y guerras sino con profunda solidaridad, inmensa humanidad e incólume dignidad.

"Estados Unidos dialogará con Cuba cuando tenga un presidente negro y haya un Papa latinoamericano"
Fidel Castro Ruz

Venezuela

A pesar del histórico y rotundo fracaso que ha significado la política exterior hacia Cuba durante más de medio siglo, con injerencia, ataques y bloqueo, los Estados Unidos parecen ansiosos por reeditarlo con Venezuela.

Desde sus inicios la revolución bolivariana se constituyó en una "amenaza inusual y extraordinaria" contra el imperio norteamericano, el comandante Chávez frenó la política neo‑colonial estadounidense en Venezuela, y esto, por supuesto, significó una amenaza a sus intereses en nuestros recursos naturales, y en consecuencia a su devastador modelo económico. Luego de dieciséis años hicieron oficial su postura, una orden ejecutiva (decreto) presidencial declaraba a Venezuela "una amenaza Inusual y extraordinaria para la seguridad nacional y la política exterior de Estados Unidos”, cualquier parecido con las relaciones EEUU-Cuba de la década de los '60 no es coincidencia, es el mórbido comportamiento de un agónico imperio.

Los ataques hacia Chávez y hacia la revolución socialista venezolana por parte de los Estados Unidos han dicho presente desde los primeros días, pero luego de que al comandante le diagnosticaran una grave enfermedad que finalmente le arrebató la vida, estos ataques han sido más intensos, frecuentes y diversos.

Intento de creación y organización de grupos violentos extremos, mercenarios y terroristas (así como lo hicieron recientemente en varios países de oriente medio y Ucrania, entre otros), más comúnmente conocidos como “guarimberos” durante los años 2014 y 2017; acompañado de una guerra económico-financiera sin cuartel; además del ataque político permanente, que en los últimos años dejó de ser retórico, por parte del gobierno estadounidense, para finalmente ser una postura oficial con el decreto del presidente Obama, lo cual probablemente tuvo un impacto sociológico en los votantes venezolanos para las elecciones parlamentarias del 2015; y más recientemente varios grupos de "sanciones" del presidente Donald Trump, que tienen como objetivo intimidar a los venezolanos y las venezolanas, además de agravar la crisis económica provocada, y doblegar el espíritu de los revolucionarios y revolucionarias, y finalmente provocar el quiebre definitivo del apoyo popular de la revolución bolivariana. Nada más alejado de la realidad actual y de la historia patriota venezolana.

Un escenario de guerra económica continuada, y una proto‑guerra civil iniciada el primero de abril y que solamente halló su fin con la osada y masiva participación popular alcanzada para la Asamblea Nacional Constituyente, convocada (en total apego a la constitución: artículo 348 de la constitución) por el presidente Nicolás Maduro. Ésta ha sido la más contundente y democrática derrota (después de Abril/2002) que la revolución bolivariana le ha podido propinar a las pretensiones neo-imperiales de Trump, y de los grupos de poder norteamericanos que desean apoderarse de nuestros recursos naturales. La guinda de este pastel ha sido la también contundente victoria del bloque revolucionario en las elecciones de gobernadores y gobernadoras, en las que la revolución obtuvo 19 de las 23 gobernaciones en disputa, victoria que aspiramos y esperamos reeditar, en las venideras elecciones municipales a realizarse el próximo 10 de diciembre.

"Si yo me callo, gritarían las piedras de los pueblos de América Latina que están dispuestos a ser libres de todo colonialismo después de 500 años de coloniaje"
Hugo Chávez Frías


Referencia(s):

Más información sobre los fracasos de las políticas y estrategias del neo‑imperio estadounidense para el control/dominación del mundo, oficialmente llamadas estrategias de defensa y seguridad:
http://www.cubadebate.cu/especiales/2017/10/13/seis-grandes-fracasos-de-la-politica-exterior-de-estados-unidos-en-la-era-posterior-a-la-guerra-fria/

En general revisar la implementación de planes o doctrinas como La Doctrina Wolfowitz, Una Ruptura Limpia (Una nueva estrategia para asegurar el terreno), y El Plan Colombia, entre otros.

Compartir