EscritaArticulitosAnálisis y OpiniónAnálisis NuestroEconomíaTeoría Revolucionaria

[ARTICULITO 03]: ¿Por qué una cosa vale?

Esa parece una pregunta tonta, ¿verdad? Algunos dicen que una cosa vale porque es útil. Ya nos metimos en un lío, porque ¿Qué es eso de útil? Y además ¿por qué hay cosas que valen tanto y no son útiles?

Pues si no están de acuerdo conmigo, pregúntense ¿para qué sirve un cigarrillo, o una botella de licor, o un gramo de heroína o una bomba atómica? Pues, a menos que uno crea que matar es útil, esas cosa que nombré sólo sirven para eso, para matar y todas son muy caras (es decir según dicen algunos ¡Valen mucho!)

Bueno, tratemos de responder primero lo primero. ¿Cuándo una cosa es útil?

En la conversación pasada hablábamos de la mercancía. Decíamos que la mercancía existe desde que la relación “Persona-Trabajo-Producto” se rompió. Y desde que existen las mercancías las cosas útiles se compran y se venden, es decir tienen valor. Alguien (sobre todos aquellos que se empeñan en ver todo desde una teoría) me van a decir: ¡Estás confundiendo precio con valor!

Pero no. No estoy confundiendo nada. A las cosas se les pone precio porque tienen valor, es decir porque se pueden comprar y vender, es decir porque son mercancías.

Si yo necesito tumbar un mango para comérmelo (hoy me comí unos muy ricos, pero ya no los tumbe de un árbol, ¡los compre! Y bien caros por cierto) uso una piedra o cualquier otra cosa que me sirva, luego que tengo el mango ya no necesito más la cosa que use. También podía haberme subido a la mata o haber hecho cualquier otra cosa que me permitiera conseguir el mango. Y si la cosa está muy complicada voy me como un cambur y me olvido del mango.

Disculpen, no estoy jugando. Es que así era la vida antes del Capital. Y no estoy hablando de la sociedad primitiva de la historia europea. Estoy hablando de las comunidades Yanomami del Alto Amazonas o de algunas comunidades aisladas de Los Andes o en general, de cualquier comunidad muy pobre y relativamente aislada.

En esas comunidades la relación “Persona-Trabajo-Producto” existe todavía, es decir la persona trabaja para resolver una situación personal o comunitaria y cuando esa situación se resuelve, entonces no trabaja más, pues… ¿para qué?

Insistimos, las cosas tienen valor (de uso o de cambio, no importa) cuando se pueden vender o comprar, cuando se les puede poner precio, es decir cuando son o se pueden convertir en mercancías. Sí, ¡las cosas sólo tienen valor en la sociedad del Capital!, es decir en la sociedad del libre mercado.

Si la sociedad del Capital dejara de existir dejaría de existir el valor de las cosas, es decir dejarían de existir las mercancías, especialmente la más horrible de todas, ¡el trabajo humano! Y sólo habría personas comiendo ricos mangos que no valen nada, pero que son muy ricos….

Fíjense, llegamos a la misma conclusión de antes: hay que comenzar a pelear por acabar con la maldición del Capital, para que dejemos de ser mercancías con valor y volvamos a ser simplemente… personas viven disfrutando de la vida y valen muchísimo más que las cosas, que cualquier cosa…

Sobre el autor

Comunicador y educador popular, escribidor, caminante empeñado en que se hace camino al andar y definitivamente nuestramericano y tatuyano.

Comenta aqui