EscritaArticulitosAnálisis y OpiniónAnálisis NuestroEscritos TatuyEconomíaTeoría Revolucionaria

[ARTICULITO 04]: ¿Qué es un bien?

Estos temas que estamos trabajando son muy complicados, especialmente porque contradicen eso que llaman “sentido común”. Y van a ver que a medida que hablemos, cada vez van a surgir temas nuevos y cada vez más “complicados”

Parte de lo que pretenden estas conversaciones es hacer estos conceptos claritos para que todos los podamos entender, es decir, para que dejen de ser complicados.

Bueno, vayamos a la pregunta inicial. ¿Qué es un bien? Si uno tiene tiempo para perder consultando un diccionario de Filosofía, va encontrar que bien pareciera tener dos significados distintos. Uno es cuando hablo de “una buena acción” y otro cuando hablo de “una buena rumba”. En el primer caso el sentido es el contrario de mal y en el otro se refiere a algo que nos gusta, que es agradable, sabroso, etc., y no necesariamente es lo contrario de mal, pues todos sabemos que en algunas ocasiones “una buena rumba” puede llegar a ser verdaderamente “mala”.

Estamos usando un término “general” y “cómodo” que sirve para hablar el mismo tiempo de “el ser bueno”, “lo que es bueno”, “la bondad” y muchas cosas más. (Todo esto tiene que ver con unas cosas que llaman moral y ética, sobre las que deberíamos hablar luego).

En lo que sí están de acuerdo todos esos señores que tienen tiempo para perder es en que un bien es algo que tiene valor. Claro, nos hablan de “valores” para diferenciarlos de “precios” y bueno ahí comienza (¿o termina?) todo el lío. Y fíjense que empatamos con la conversación anterior cuando hablábamos de ¿Por qué una cosa vale?

Los señores que establecieron las bases del capitalismo (es decir esos que llaman economistas) crearon una cosa que se llama “La Teoría del Valor” según la cual, entre otras cosas, el valor de algo depende de si esa cosa es muy abundante (como el aire) o muy escasa (como un diamante). Entonces las cosas muy abundantes (hoy en día ¿cuántas cosas hay qué sean muy abundantes?) no tenían valor, solo lo tenían las que eran escasas.

En aquel momento se hablaba sólo de bienes abundantes y bienes escasos. Pero poco a poco el término abundante o escaso fue desapareciendo y se llamó “bien” sólo a los supuestamente escasos.

El asunto es que cuando aparece la mercancía (y otra cosa que tampoco existía hasta ese momento y que se llama “propiedad”) la palabra “bien abundante” se vuelve peligrosa, “terrorista” dirían hoy. Los bienes dejan de ser abundantes o escasos y se convierten en mercancías (simplemente) que se compran y se venden. Además ¿cómo se podría vender una cosa si se acepta que es abundante, como un mango?

Por eso nos dicen, desde chiquitos, que nuestro más preciado bien es el trabajo. (Frase que sirve para que entendamos que es normal ser mercancía y que tenemos que vendernos en el mercado como un kilo de papas y a veces hasta más barato).

Entonces, un bien es una cosa que tiene valor porque es escasa (¿cómo la carne y la leche?) Es decir un bien es una cosa que se vende en el mercado porque no alcanza para todos (¿cómo la carne y le leche?). Y que, entonces, sólo pueden tener aquellos que tienen con que comprarla (es decir aquellos que tienen dinero).

Eso establece que existen por los menos dos tipos de personas, los que pueden comprar bienes y los que no. Y es claro que no estamos hablando de consumir, hablamos de tener.

Terminemos, por ahora, fijándonos que en el capitalismo la persona vale (sí, a la gente también se lo pone ¡valor!) si puede tener bienes. Pues si no los tiene no solo no vale sino que no sirve para nada (pues, entre otras cosas, no consume).

Fíjense dos cosas: En la conversa de hoy no llegamos a un final exacto (es decir el tema apenas está planteado) y segundo aparecieron un montón de términos sobre los cuales deberíamos hablar más, como “sentido común” moral, ética, propiedad, teoría del valor, terrorismo, trabajo, dinero y etc… para tratar de conseguirle sentido a todo este lío.

La seguimos entonces. Se irán dando cuenta de que esto va “pa´largo”…. ¿verdad?

Sobre el autor

Comunicador y educador popular, escribidor, caminante empeñado en que se hace camino al andar y definitivamente nuestramericano y tatuyano.

Comenta aqui