EscritaAnálisis y OpiniónAnálisis NuestroEscritos TatuyNacionalAutocríticaComunicaciónOrganizaciones Populares

[COMUNICADO] La Batalla es Económica pero la Guerra es de Clases

Son muchas las batallas que componen esta Guerra de Clases. Decía Claussewitz, “la guerra es la continuación de la política por otros medios”; entendiendo así la guerra como una acción política, reseñaremos el significado de la Guerra de Clases que se escenifica en nuestra Venezuela Bolivariana expresada en su episodio más conspicuo y actual, la Batalla Económica.

Así pues, esta histórica guerra entre explotadores y explotados, opresores y oprimidos, indignos e indignados, que aún no cesa, determina el carácter de las batallas que en ella se libran. Hoy la nación se encuentra sumergida en una cruenta Batalla Económica, que junto a otros frentes: ideológicos, culturales, cibernéticos, buscan aniquilar la Revolución Bolivariana en su intento por construir el Socialismo. Se prepara el terreno para arrodillar a la Revolución en la próxima batalla electoral o peor aún, en una batalla violenta que sepultaría la esperanza entre lodo y sangre.

La Batalla no ocurre principalmente en el bolsillo del venezolano, sino esencialmente en el alma de nuestro pueblo, ya que la batalla ideológico-cultural venimos perdiéndola sistemáticamente. Un espíritu débil y confundido se arrodilla ante el más superfluo ataque económico, al punto de entregar la revolución por un paquete de pañales

Nuestro ejército, la base chavista viene desmoralizándose aceleradamente. La corrupción imperante en algunos sectores del gobierno, el pacto económico con los grandes empresarios, la actitud ambigua para con la burguesía contagia escepticismo, confusión y vicios, mientras que los medios enferman de angustia, desconfianza y egoísmo. La indiferencia, el escepticismo, la apatía y desmovilización por un lado paralizan a parte de nuestro pueblo, mientras que otra parte de él, se ve sumergido en la vorágine individualista que los lleva a la complicidad, colaboración y participación activa con los enemigos del pueblo, entregados a las más diversas formas delictivas: bachaqueros, raspacupos, especuladores, acaparadores, delincuentes cambiarios,  malversadores, desfalcadores, corruptos, evasores tributarios y enriquecidos ilícitamente*. El deterioro espiritual y ético crece como la espuma, sin embargo sigue siendo mayoritario el pueblo chavista consciente, honesto y en pleno combate por la vida.

Nuestro enemigo sigue invisible a pesar de los esfuerzos del gobierno por enfrentarlo. Se insiste en la existencia ambigua de enemigos buenos y malos, demócratas y fascistas, capitalistas productivos y especuladores; sin un enemigo claro es imposible enfrentar la guerra. Si asumimos que la Guerra es de Clases, el enemigo no es la cola, el bachaqueo, el bodeguero o el revendedor, estos apenas son reproductores de la lógica que impone el principal enemigo de esta guerra, la Burguesía, que usando mil artimañas, intenta actualizar la estrategia que en Chile sepultó al gobierno del Presidente Salvador Allende.

La situación de guerra exige medidas de guerra. Frente a la Batalla Económica: continuación de la lucha frontal contra todas las expresiones ilícitas, nacionalización del comercio exterior, estricto control de la importación en función de las necesidades esenciales, nacionalización de la redes de distribución de alimentos y medicamentos, mientras se apuntala la producción nacional bajo formas de propiedad social.

La guerra también exige medidas frente a la ofensiva mediática y psicológica del enemigo: lucha contra la impunidad, aclarar con precisión los canales de denuncia, viraje en la estrategia comunicacional del SIBCI, una ofensiva educativa impulsada desde el PSUV junto a las distintas expresiones del Poder Popular. La Revolución debe asumir la autocrítica como oportunidad de renovación y oxigenación política, de legitimación popular.

Nuestras trincheras, los Medios Comunitarios y Alternativos deben ser relanzados como medios combativos leales a los principios sagrados de la Revolución Bolivariana que hoy encabeza el Presidente Nicolás Maduro. Reconocidos en nuestro proyecto histórico, como los medios de comunicación de los humildes para los humildes, asumimos el compromiso de arreciar la ofensiva contra la burguesía como enemigo histórico, y las distintas formas en que se manifiesta en esta Batalla Económica. Reconocemos también nuestro rol en la moralización de nuestra base social revolucionaria, en la revalorización y renovación de los referentes simbólicos y discursivos de la revolución así como la lucha contra los valores capitalistas que refuerzan su influencia en el alma de los humildes en medio de esta batalla. Somos y seremos defensores a ultranza de este proyecto revolucionario en tanto defendemos sus principios esenciales.

Declaramos nuestro apoyo contundente al Presidente Maduro en la difícil tarea de comandar a la revolución en esta batalla, así como manifestamos nuestro decidido apoyo al compañero Diosdado Cabello quien encabeza una ofensiva contra los medios Tal Cual, La Patilla y el Nacional, perversos y declarados enemigos de la dignidad de un pueblo resuelto a ser libre.

Mérida, 8 de febrero de 2015

Suscribimos:

Progreso Y Amistad FM

Abriendo Brecha FM

Azulita Fm

La Azulita Tv

Majumba FM

Radio Condor

Tv Campo Elías

Vida 99.7fm

Tatuy Tv

Radio Ecos 93.9 F.M.

Culata FM

Comunicadores Bolivarianos

Frente Comunicalle

Carú FM

Xamú FM

Chiguarera FM

Plataforma Periodistas

Salitre 104.3fm

Impacto FM

UBV – Pfg En Comunicación Social

Abrebrecha

Sobre el autor

Comenta aqui