EscritaAnálisis y OpiniónMiguel Angel NuñezInternacionalCulturaEconomíaEcosocialismoGeopolíticaNuestra AméricaDestacado

[ECOSOCIALISMO] Los cambios climáticos, guerra y el konuko

El pueblo venezolano, diariamente se re-afirma frente a las surtidas y nuevas intimidaciones belicistas por parte de la demencial administración Trump.

Además del escalamiento de amenazas, ataques al pueblo y agudizar el bloqueo económico, nuestra Venezuela, confronta otra seria amenaza: los extraordinarios cambios climáticos, siendo directamente vulnerable: la producción de alimentos.

Las altas temperaturas del clima y la desmedida des-forestación, están impulsando en nuestro continente severos incendios forestales nunca antes vistos. Recientemente se han iniciado en Bolivia (en una área de más de 500.000 hectáreas) conectándose con Paraguay y Brasil, en un avance sin precedentes en la cuenca del Amazonas.

Estos incendios, inducen a otras consecuencias: la degradación de los suelos, sequías, desertificación, pérdidas de nuestra agrobiodiversidad y la incontable fauna autóctona de esa región.

Contrariamente, las altas temperaturas coinciden con otros estragos ambientales. El desplazamiento de los casquetes polares, aumentos de los océanos, la desaparición de ecosistemas costeros y límites marítimos, el incremento de lluvias, aumento de ciclones-huracanes, inundaciones, pueblos arrasados y también daños a nuestros recursos biológicos.

Recordemos, que los cambios climáticos no se desarrollan gradualmente, sino a través de saltos cualitativos produciendo un efecto dominó.

Sin contar, con las observaciones de nuestros campesinos sobre los cambios, en los procesos de floración y maduración de varios cultivos permanentes tropicales, las condiciones climatológicas en nuestros sembradíos tienden agravarse. Teniendo efectos directos en nuestra seguridad alimentaria.

En los próximos 11 años y de llegar la temperatura a 2 °C, serán innumerables las especies biológicas y sus cadenas alimentarias que colapsarán, siendo inimaginables las secuelas sociales-ambientales que estaremos confrontando.

Al declararse, el pasado mes de julio-2019, el más caliente de la historia del planeta, por lo menos en los últimos 140 años. De nuevo, cundió el pánico entre varios científicos, instituciones, organismos internacionales, ambientalistas, ecologistas, activistas y algunos responsables políticos.

En toda esta presión social globalizada, se re-afirma, que la forma como comemos o nos alimentamos, nos vestimos y nuestras prácticas extractivistas contra la naturaleza, están sustancialmente modificando nuestro clima, por cuanto, producen aproximadamente el 23% de los Gases Efecto Invernadero (dióxido de carbono, metano, dióxido de azufre) poniendo, en severo riesgo el uso de nuestros suelos.

Las soluciones más coherentes y viables que se plantean en centenares de documentos, cumbres, congresos, cursos seminarios, científicos entre otros, es que debemos progresar en darle a los suelos nuevos usos. Se orientan: en avanzar en una gestión forestal sustentable; recuperar nuestra agrobiodiveridad y con el uso de las distintas eco-tecnologías, y la aplicación de los principios agroecológicos restaurar nuestros agroecosistemas.

Afortunadamente, en nuestra amada patria, la pequeña y mediana producción de alimentos, la vienen asumiendo nuestros campesinos y campesinas a través de la pequeña y mediana producción, la modalidad konuquera.

Acertada-mente, el alto gobierno venezolano emanó el decreto nro. 16 (Gaceta Oficial Nro. 6450 del 17/04/2019 donde se definen los cultivos de guerra (maíz, frijol, caraota, quinchoncho, ocumo, auyama, yuca, papa, apio, algunos frutales) los cuales todos son manejados por la sabiduría de nuestros campesinos. El saber con ciencia.

Esta oportuna propuesta productiva, directamente la está impulsando, la Fundación Unidad Técnica de Investigación, Capacitación y Extensionismo (Uticex-2019); hasta la fecha han apoyado a 7927 konuqueros en seis estados del occidente del país.

Un balance preliminar, indican que han cubierto 1.271.451 y 617.075 hectáreas cosechadas, correspondiéndose a 5.644.284 toneladas métricas de alimentos producidos. (Uticex-2019A).

Convencidos de que nuestra producción konuquera en las escuelas, en todos los espacios aptos para sembrar y en los tantos agroecosistemas campesinos, además de asumirse como áreas de resistencias, hostigamiento y defensa por la defensa de la patria, también se les reconocen sus cualidades eco-tecnológicas para mitigar los embates de los cambios climáticos que estamos confrontando.

Hemos entendido, que las expresiones eco-tecnológicas encontradas en los diferentes konucos caribeños, andinos, amazónicos y llaneros se ven reflejadas y son sustentadas por los principios agroecológicos. Uno de ellos, “la agrobiodiversidad”, que co-adyuda a los distintos procesos de estabilidad y auto-regulación de las diversas interacciones funcionales, ecológicas, climatológicas y edafológicas que se dan en nuestros konucos.

Cualidades, que según los estimados científicos agroecólogos (Altieri y Nichols 2013) le proporcionan a los agroecosistemas un aumento de la cobertura del suelo, de la materia orgánica y los micro-organismos. Induciendo al secuestro del carbono, acción que en conjunto con otros principios agro-ecológicos promueven la ‘resiliencia” en los agroecosistemas.

Los autores argumentan, que un agro-ecosistema es “resiliente” si es capaz de seguir produciendo alimentos, a pesar del gran desafío de una severa sequía o una tormenta.

De los tantos estudios registrados en Centro América, Islas de Caribe y otros países citados en (Altieri y Nichols 2013), demuestran que en los agroecosistemas; la agrobiodiversidad provee un enlace entre el stress y la resiliencia, porque la diversidad de los organismos es clave para que los ecosistemas funcionen y provean servicios.

Re-afirmamos, nuestros konucos, además de ser espacios de aprendizajes agroecológicos y de resistencia, están destinados a construir la genuina y autentica soberanía alimentaria y ambiental, también son espacios de independencia socio-productiva y de soberanía tecnológica, por cuanto se reconoce, el poder de mitigar los cambios climáticos que estamos confrontando.

Referencias Bibliográficas.

Altieri M.A. y Nichols C. (2013) En línea Agroecología y los Cambios Climáticos. Metodologías para Evaluar la Resiliencia socio-ecológica en comunidades rurales REDAGRRES-CYTED-SOCLA. https://www.socla.co/wp-content/uploads/2014/REDAGRESlibro2.pdf

Decreto nro. 3824. Gaceta Oficial de la República Bolivariana de Venezuela. 17 de Abril 2019 Resolución # 16 Presidencial Nro. Extraordinario 6450 Año CXLVI-MES VII

Núñez, M.A. (2019) En línea. Pueblos Alimentando Pueblos. https://www.tatuytv.org/cambios-y-rectificaciones-pueblos-alimentando-a-pueblos/.

UTICEX-2019.en línea. Unidad Técnica de Investigación, Capacitación y Extensión del Ministerio del Poder Popular para la Agricultura y Tierra. Agosto 2019.

UTICEX-2019A Unidad Técnica de Investigación, Capacitación y Extensión del Ministerio del Poder Popular para la Agricultura y Tierra.

Jornada Productiva-Balance Productivo-Agroalimentario. Agosto 2091.

Sobre el autor

Comenta aqui