EscritaNoticiasInternacionalDerechasLuchas IndigenasNuestra América

Ecuador busca “desviar atención” al acusar a venezolanos de protestas

por Sputnik

Ecuador busca desviar la atención de lo que ocurre internamente al responsabilizar a ciudadanos venezolanos de estar detrás de las protestas con el supuesto fin de desestabilizar al Gobierno de Lenín Moreno, dijo a Sputnik la viceministra para la Educación y el Trabajo de Venezuela, Diva Guzmán.

“Están intentando desviar la atención, intentando concentrar su poca capacidad de asumir sus responsabilidades políticas haciendo ver que los venezolanos estamos actuando (…) están buscando una salida, nosotros no creemos que los venezolanos se van a prestar para eso, nosotros somos por naturaleza personas muy pacíficas”, expresó Guzmán.

La ministra ecuatoriana de Gobierno María Paula Romo informó que la policía detuvo el 10 de octubre en el aeropuerto internacional de Quito, en momentos en que llegaba el vicepresidente Otto Sonnenholzner, a 17 hombres, uno de ellos ecuatoriano y el resto venezolanos y cubanos, a los cuales calificó de “sospechosos”, aunque no especificó los cargos por los que se les investiga.

Romo indicó que no todos portaban documentos, pero que tenían dialecto venezolano y cubano, se movilizaban en pareja y en vehículos alquilados.

Guzmán, integrante de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), dijo que el Gobierno ecuatoriano debe responder por las violaciones a los derechos humanos de los ciudadanos de ese país que fueron detenidos durante las manifestaciones.

“Véanle la cara a más de 900 detenidos, véanle la cara a más de cientos de heridos que ya llevan en su país, que evidentemente están sufriendo y están recibiendo un ataque de parte de las fuerzas policiales que se están prestando para reprimir a su pueblo”, indicó.

La viceministra aseguró que su país no está involucrado en los sucesos que se desarrollan en Ecuador, pues Venezuela es respetuosa del derecho internacional y no se inmiscuye en los asuntos internos de otras naciones.

Lenín Moreno, el presidente ecuatoriano

El 7 de octubre, Moreno afirmó que la violencia y los saqueos producidos en los últimos días en su país, en medio de manifestaciones contra un paquete de medidas económicas del Gobierno, son parte de un intento de golpe de Estado organizado por el exmandatario Rafael Correa (2007-2017) y el líder venezolano Nicolás Maduro.

Entre tanto, Maduro rechazó las acusaciones en su contra y responsabilizó al Fondo Monetario Internacional (FMI) de los disturbios y protestas que tiene lugar en Ecuador.

“El Fondo Monetario Internacional quiere imponer en América Latina su modelo excluyente, generador de miserias, generador de pobrezas, su modelo oligárquico, que beneficia al capital a los multimillonarios, y deja de lado a los pueblos, por eso el pueblo de Ecuador está en las calles”, señaló el Jefe de Estado.

De igual manera, la constituyente manifestó que el pueblo ecuatoriano reaccionó a la decisión de Moreno de “entregarse” a las políticas neoliberales.

“Un país como Ecuador que hoy en día ha decidido entregarse al imperio, al Fondo Monetario Internacional, a las políticas neoliberales, pretende esconderse y escudar su responsabilidad en acciones que efectivamente tiene una reacción lógica, un pueblo que ha avanzado en conciencia, que sabe cuáles son sus derechos”, acotó.

Organismos internacionales

A juicio de la viceministra venezolana el “silencio” de los organismos internacionales en cuanto a la actuación policial contra los manifestantes en Ecuador, demuestra que existe un sesgo sobre la defensa de los derechos humanos.

“La reacción que han tenido los organismos internacionales y la mediática internacional con respecto al atentado que están haciendo contra el pueblo ecuatoriano deja ver que hay un sesgo, que ya no son organismos que están concentrados en garantizar los derechos humanos sino en manipular con el discurso de los derechos humanos la realidad”, precisó

Guzmán dijo que ante la pérdida de “vigencia” de los organismos internacionales, el pueblo de Ecuador decidió luchar por sus propias convicciones.

Las más resistidas fueron la eliminación de subsidios por 1.300 millones de dólares al combustible y reformas laborales que afectan a los empleados públicos.

Tras el anuncio, transportistas convocaron un paro general que levantaron luego de dos días en los que negociaron con el Gobierno subas a los servicios de transporte de cargas y pasajeros.

Pero las movilizaciones continuaron lideradas por otros sectores afectados, como las comunidades indígenas, por lo que Moreno decretó estado de excepción y dijo que no anulará las medidas económicas.

Desde ese entonces, el Gobierno de Moreno impuso medidas contra los migrantes venezolanos que llegan a Ecuador.

Mientras, Caracas lo acusa de impulsar una “persecución fascista” contra los ciudadanos venezolanos que residen en Ecuador.

Sobre el autor

Comenta aqui