EscritaMiguel Angel NuñezNacionalEcosocialismoGestión de Gobierno

El “Niño” y el plan de siembra 2015 en Venezuela

En los últimos años, hemos aprendido que el fenómeno del “Niño”, es mucho más amplio y complejo de lo imaginado. Principalmente, en la influencia que tiene, con el aumento en las temperaturas de las aguas del Océano Pacífico en la zona ecuatorial, y en otros fenómenos atmosféricos.

Estas complicaciones, se están acentuando por las implicaciones directas e indirectas de los cambios climáticos. Por ejemplo: el aumento en la temperatura de las aguas del Océano Pacífico en la zona ecuatorial, llegó el pasado mes de julio a 3.4 grados celsius. Medida record, en comparación a la más alta registrada en 2.3 grados Celsius en 1997 (WhetherUnderground, 2015). En lo atmosférico, el efecto “Niño” es un cambio en la posición de las zonas de alta presión (desde donde sopla el viento) y las zonas de baja presión (hacia donde sopla el viento). Estos cambios de presión, hoy día se han venido distorsionando, ocasionando de manera inesperada y súbita, en ciertas zonas geográficas del planeta, severas sequías inundaciones, huracanes, deslaves, entre otras.

Aunque en todos los países, las condiciones climatológicas no son iguales, varían en función de la latitud, longitud y altitudes conformándose microclimas, estos se han visto drásticamente modificados, por la permanencia y recurrencias de los diferentes fenómenos atmosféricos. Nos dicen que están permaneciendo, por un periodo más largo de tiempo y las etapas de retornos (se repiten) son más frecuentes. Por ejemplos: Las largas sequías acaecidas en varios países centroamericanos: Panamá, Honduras, El Salvador y Guatemala, donde se estiman, que en la región más de 2 millones de campesinos productores han perdidos sus cosechas. Contradictoriamente, en este último país maya, los deslaves han movilizado a más de 200.000 familias. Causando desaparecidos, desmovilizados y emergencias, donde urgen las ayudas alimentarias por la recurrencia de la hambruna. (TeleSur2015A).

En Costa Rica las pérdidas en el área agrícola alcanzan millones de dólares. En la cuenca del Caribe varios países, como República Dominicana se han decretado en emergencia, no sólo viéndose afectada la producción agrícola, también la afluencia de turistas ha bajado considerablemente. (TeleSur2015A). En Colombia en 200 municipios se están aplicando severos racionamientos de agua e implementando 656 planes de emergencias en 21 de los 32 departamentos. (TeleSur 2015B).

En otras áreas de Suramérica, efectos contrarios a la falta de agua se han suscitado. En Argentina, después de cinco años de sequía, se han hecho presentes permanentes lluvias, causando inundaciones. Además de los desplazamientos humanos, la bolsa de valores de granos, está monitoreando las recurrentes precipitaciones, en relación a la fluctuación de los precios y la calidad de los granos. Son más de 3.5 millones de hectáreas sembradas de trigo, las cuales se le adicionan, el hongo fusarium por el exceso de humedad.

En Chile, copiosas precipitaciones han causados pérdidas humanas y aparecen nuevos refugiados ambientales. También en las zonas norteñas desérticas del país mapuche, las operaciones en las minas de cobre han sido paralizadas. Se incluye, la Chuquicamata una de las más importantes. (2015C).

En Venezuela, por dos años consecutivos se acentúa la sequía, mermando los niveles de agua en los embalses, aumentando los diferentes stress de agua en toda la población, en las actividades productivas y en la generación de energía. Sin embargo, el fenómeno del niño nos afecta en formas diferentes, dependiendo de la región y de otras condiciones ambientales.

Es bien sabido que en nuestro país este fenómeno tiene sus máximos efectos entre diciembre y abril, correspondiendo a las temporadas secas en nuestro territorio. Podríamos asumir que primordialmente afectaría nuestra temporada seca, produciendo más calor y sequía; que en condiciones normales e inclusive, podría afectar el inicio de la temporadas de lluvias 2016. Así, lo están pronosticando instituciones como; la Nacional Climatice Data Center, la Oficina Meteorológica del Reino Unido, Oficina de Meteorología de Australia, y el Centro Europeo de Medio meteorológicos.

Se asume, que si el “Niño” pueda afectar la duración y/o cantidad de agua que cae en la temporada lluviosa, sería necesario realizar investigaciones a más largo plazo y haciendo usos de las técnicas más avanzadas, para el monitoreo, de todos los factores climatológicos, atmosféricos, cambios climáticos y otros que influyen.

Estudios en nuestro país, urgen emprenderse, con la corresponsabilidad de varias instituciones y los avanzados criterios técnicos. Además, debemos incorporar el dialogo de saberes, que mucho tienen que aportar, en especial, cuando las distintas incertidumbres agroclimáticas-productivas, parecieran que nos abruman en la planificación y programación de las actividades agrícolas.

En el genuino dialogo de saberes, que necesariamente debemos incluir en nuestras reflexiones, los Maestros Pueblos del IALA-Paulo Freire, en otro año de observaciones, nos sistematizan, lo acontecido en el período de Octubre 2014-2015. Curiosamente reportan condiciones similares a las anteriores, de recurrencia, permanencia y frecuencia del comportamiento del clima, las precipitaciones y las temperaturas en sus condiciones locales en el Municipio Alberto Arvelo Torrealba del Estado Barinas.

A continuación, en un año, se valoran los siguientes indicadores:

Período: Septiembre 2014-2015: 8 meses sin agua. Septiembre 2014 al 14 de mayo de 2015. *No llego el trueno de marzo. *La flor de semana santa no florea. Indica que puede sembrarse en abril, *Las chicharras no cantaron. *La flor de abril, no nació, floreo y pareo. En el mes de agosto: *No hubo coquitos de agua, ni hormigas de alas en las lámparas de luz. *Las concheras hídricas (esteros naturales reservorios de agua) han permanecido secas. *Los relámpagos no llegan. *Grillo negro no apareció, anunciando la llegada de las lluvias. *Las brisas están dislocadas. *Los vientos normales eran del norte al sur; este a oeste, dice que va a llover, ahora están del sur hasta el norte y del oeste al este. *Fuertes huracanes han inundados espacios locales muy específicos y arboles maderables caídos. *Hormiga brava, andan mudándose, han cambiado los hábitat invadiendo al ser humano, porque están sin control, invadiendo otros espacios. *Calentamiento en exceso, temperaturas por encima de 30 grados Celcius.

Desde el 14 de Mayo del 2015 hubo exceso de agua por diez semanas: *Inundaciones y pérdidas de cosechas de maíz y otros cultivos. *Las precipitaciones fueron cortas, fuertes y copiosas, duraban unos 40 minutos la más larga y 18 minutos la más corta.

Finales de Julio hasta Septiembre verano trancado y seco. *Las Cabañuelas(*) tiradas el 31 diciembre y que se agarran el año nuevo, donde se colocan granos de sal y aquellos que amanezcan húmedos serán los meses de lluvia. Varios campesinos en sus observaciones han dicho, que los meses fuertes de humedad serían septiembre y octubre 2015, pero cayó poca agua. Curiosamente, las cabañuelas se cumplen en unas localidades, municipios y estados, y en otros, ocurren de manera diferente. Pudiendo caer precipitaciones hasta el mes de noviembre.

Todos estos saberes culturales, al momento de decidir nuestras actividades de siembra, son de utilidad, en especial para el Plan Nacional de Siembra de Caraota 2015, auspiciado por el Gobierno Nacional. El cual, en condiciones normales como está planteado, se aprovecha para la cosecha norte verano. Sin embargo no olvidemos, las amenazas que se ciernen con el fenómeno del niño, que anteriormente hemos valorado.

Ante tales contingencias y para no ocasionar, más pérdidas de recursos de todo tipo, en este próximo y esperanzador plan de siembras de caraotas. Se sugiere, que este debiese haberse iniciado entre 1 al 20 de octubre. Tratando de cumplir, con las exigencias de riego, que la caraota requiere. Se necesitan por lo menos tres riegos. 1er. momento en la siembra, si el suelo no es húmedo. 2do. Riego 30 días (si no ha llovido); 3er. 45-50 días (floración-(botoneo). Ahora si existe el riego, se cumple con el mismo horario. Si no tendrá riego y no se aprovecharon las caídas de aguas recientes, responsablemente, se recomienda no sembrar.

En el caso del frijol, es más resistente a la sequía y necesita, un solo riego a los 30 días, cuando ocurre la floración. Debe sembrase en noviembre. En caso de no tener riego, se sugiere aplicar algunas prácticas agroecológicas, como airear el suelo para profundizar la raíz del cultivo, incorporar enmiendas orgánicas, hacer usos de coberturas muertas, para crear los micro-climas de humedad entre la relación suelo-planta.

Al momento de redactar estas reflexiones, han caído en la zona de los llanos occidentales fuertes aguaceros, los cuales, son propicios para la siembra de caraotas. No obstante se cierne otra incertidumbre: de cumplirse, lo que las cabañuelas predicen, podríamos tener exceso de agua para los meses de octubre y noviembre, condición no propicia, para la siembra de estos cultivos que normalmente exigen poca humedad.

(*) Cabañuelas: método de predicción meteorológica utilizado por los pueblos originarios.

_______________________

Referencias Bibliográficas:

1.- Record Strong El Niño Ahead? (2015) en línea. http://www.whether.underground.com/

2.- Millions of Central American Farmers Suffer Severe Droughthttp, (July 2015A) En Línea//www.telesurtv.net/english/news/Millions-of-Central-American-Farmers-Suffer-Severe-Drought-20150731-0018.html

3.- El Niño Weather Phenomenon Leads to Water Rationing in Colombia (September 2015B) En Línea http://www.telesurtv.net/

4.- Worst El Niño in 30 Years Hits South American Crops, Polls – Bloomberg Business www.bloomberg.com/…/worst-el-nino-in-30-years-poun. (August 12, 2015C) En línea.ç

5.- Dialogo de Saberes con los Maestros Pueblos Rafael Angel Gil, Roberto Colmenares y Oswaldo Gimenez del IALA-Paulo Freire. Barinas. Venezuela. Septiembre 2015.

Sobre el autor

Comenta aqui