EscritaNacionalPolítica PetroleraAnálisis y OpiniónEscritos TatuyEntrevistas TatuyEntrevistasAutocríticaDestacado

[ENTREVISTA] José Maurera: “Se busca quebrar a PDVSA para apropiarse de nuestras reservas”

A José Maurera lo conocimos en 2017 en Maturín, estado Monagas, en un foro donde se discutían las propuestas que desde la industria petrolera se elevarían a la Asamblea Nacional Constituyente que se elegiría en esos días. Semanas después, luego de iniciar un periplo para conocer las entrañas de la industria petrolera, nos reencontramos con él en la Faja Petrolífera del Orinoco, esta vez para acceder a la maravillosa experiencia del Injerto de Perforación Direccional que él y un grupo de trabajadores y trabajadoras impulsan, con el firme propósito de contribuir con la recuperación de la industria y preservar la soberanía nacional. De esta experiencia Tatuy Tv produjo un material audiovisual.

Maurera es crítico del rumbo que PDVSA viene asumiendo. Sin embargo, sigue empecinado en continuar la noble tarea de impulsar las distintas iniciativas que proviniendo de la Clase Obrera Petrolera, buscan  no sólo incrementar la producción petrolera, sino reducir costos, propulsar la soberanía tecnológica, impulsar procesos de industrialización, y sobre todo, garantizar la participación consciente de la Clase Obrera en los destinos de la industria, inspirada en la política petrolera que legó el Comandante Chávez.

Venimos viendo que los focos de protesta y las expresiones de descontento se vienen intensificando en PDVSA ¿Qué reclaman los trabajadores y trabajadoras de la industria?

Ciertamente, se han venido expresando grupos de trabajadores y trabajadoras en distintas zonas del país, el grueso reclaman respeto a la contratación colectiva firmada recientemente, y una remuneración justa.

Es necesario salarios justos a las trabajadoras y trabajadores de nuestra industria de hidrocarburos, no es posible que en empresas que no generan ingresos para mantenerse activas reciban salarios más altos que en la industria de hidrocarburos que si produce para que funcione el país; eso estimula la flojera, la improductividad en PDVSA y en esas empresas, y en general en el País, dando un mensaje negativo y opuesto al Socialismo que decimos que queremos construir. Cómo un trabajador una trabajadora se sigue formando para prestar un mejor servicio, si no puede suscribirse a alguna publicación técnica, comprar un libro, compartir con el grupo de investigación, estar en constante comunicación con grupos de debate sobre aspectos técnicos si su salario alcanza para comer a duras penas, cómo paga un curso, o su participación en un foro, cómo produce intelectualmente para crear nuestra propia tecnología. Eso hay que atenderlo, no es un privilegio, no estamos hablando de la PDVSA de Giusti, que se repartía el 75% de los ingresos de PDVSA a sí misma, nada de eso, pero tampoco entendemos la situación actual. Cada compañero, cada compañera a ganarse su salario, y a producir ya que ésta no es una empresa de un tercero, es nuestra empresa.

Aunque no se publican cifras oficiales, se habla de una deserción importante de la fuerza de trabajo de la industria petrolera. ¿Puedes narrarnos cómo se está percibiendo y cómo afecta esta realidad en el seno de PDVSA?

Conozco de compañeros y compañeras que han renunciado, no podría decirte cuántos son. Quienes se han ido tienen un entrenamiento importante en la industria petrolera, aguas arriba y aguas abajo, muchos y muchas con especializaciones, maestrías y doctorados, en su mayoría financiados por PDVSA, en el país y el exterior. Para cualquier empresa éste es su principal activo, sin él no puede transformar ninguna materia prima en riqueza; son horas de entrenamiento, conocimiento e intelecto al servicio de la República que estamos perdiendo, de nuestra gerencia [Perforación Direccional] se han ido trabajadores brillantes. De sostenerse esta situación podría mermar de forma importante nuestra capacidad para afrontar los retos inmediatos que se vienen; la ausencia de un hombre, una mujer o un puñado de ellos y ellas no va a afectar significativamente el desempeño colectivo de la industria, pero esto tiene un límite, y puede ser sustituido cualquiera que se va ciertamente, pero no es de la noche a la mañana, esta es una actividad con mucho riesgo en sus operaciones para el ser humano involucrado directamente y para el ambiente. Un perforador no aprende como corresponde en una semana, no adquiere de forma tan sencilla la formación necesaria para enfrentar los problemas que se presentan en el proceso de perforación, donde te debes enfrentar a yacimientos que acumulan miles de libras de presión capaces de levantar un taladro de perforación de los más grandes, o llamas que funden el acero con que están construidos estos equipos.

Es urgente que se genere una política para preservar a estos compatriotas al servicio de PDVSA
 
La caída de la producción petrolera es alarmante, y continúa su descenso a pesar de las promesas del ministro Quevedo. ¿Por qué no han podido recuperar los niveles de producción? ¿Qué factores influyen y qué medidas pudiesen tomarse para frenar la caída?

Si esto es un tema de interés nacional, debe ser debatido ampliamente. La venta del crudo es lo que financia toda la economía venezolana o cuando menos un 95%, de manera directa o indirecta.

Las razones son multidimensionales. Cuando se recuperó el control de las operaciones en la Faja Petrolífera del Orinoco, se descuidaron las áreas tradicionales en el Zulia y en Norte de Monagas, sobre todo en el Zulia, eso generó que las facilidades para la producción se deterioraran significativamente, además de eso por su agotamiento requieren de recuperación secundaria y mejorada, requieren que se les suministre energía a los yacimientos o a los pozos, y todo esto requiere de infraestructura, que como mencioné antes, la que ya estaba construida y en funcionamiento se deterioró, y las áreas que requería no se le intervino oportunamente. Ese problema no sólo se siente en la venta de crudo, también repercute en el parque refinador, ya que la producción de las segregaciones que procesan las refinerías disminuyeron, lo que limita la cantidad de productos que aportan éstas a las necesidades nacionales o inclusive para la exportación.
 
Por las características del crudo en la faja, desde el inicio ha sido necesario suministrar energía bien al yacimiento, no en todos los campos, o en el pozo para que los fluidos alcancen los oleoductos, por lo que la inversión inicial es alta, pero también los recursos necesarios para sostener la producción. A los pozos hay que hacerles mantenimiento, hay que cambiar bombas, cabillas de producción, y otros componentes. Esto requiere altas sumas de divisas, ya que lamentablemente en alto porcentaje son equipos y componentes importados, son sistemas de producción de fabricación en buena parte estadounidense y canadiense. No se planificó y accionó para que en el país se produjeran estos componentes, lo que hubiese generado una dinámica industrial importante y otro sería el escenario actual. En la Faja se tomaron decisiones técnicamente equivocadas, por ejemplo una macolla que según el trabajo de Geología debía tener 12 pozos, venía un alto jerarca e imponía 18 pozos. ¿Qué implica ese desacierto?. Que se agota de una manera ineficiente la energía que el yacimiento contiene, y buena parte de las reservas que pueden extraerse con la tecnología existente se queda en el yacimiento por una mala gerencia del yacimiento, esto justificaba la contratación de más horas de taladro, alquiler de gandolas, camiones, y toda la logística que implica perforar un pozo.

También se implementó una mala práctica de darle más revoluciones a las bombas de producción, cuando el rotor de la bomba debe girar determinadas veces, para hacer una gerencia apropiada del yacimiento. Por encima de eso el pozo aporta más barriles, pero eso es arepa para hoy y hambre para mañana, tal como lo mencioné antes, se agota la energía del yacimiento de una manera ineficiente. También se hacían artimañas para que al medir el crudo producido se contabilizara más del que realmente se produjo. Hay unos presos por eso. Con esa práctica muchos y muchas escalaron posiciones en la estructura de PDVSA, se hacían llamar vergatarios porque producían más que el que les antecedió, sin importar cómo. Esto sucedió en varias gestiones Ramírez, Del Pino, Martínez. PDVSA desde la administración de Ramírez implementó la mala práctica de no pagar oportunamente, con esto quebraron a muchos proveedores y prestadores de servicio, sobrevivían las transnacionales y las empresas de los amigos de quienes sacaban los pagos, entiendo que actualmente se está corrigiendo esa mala práctica.

La desmoralización de la clase trabajadora es otro factor influyente. Lamentablemente hay compañeros y compañeras en distintas disciplinas y áreas, que contribuyeron al debilitamiento de la infraestructura de nuestra industria llevándose herramientas, insumos, equipos, no cumpliendo con su labor, faltando injustificadamente al trabajo; eso también influye, eso fue permitido e incentivado por quienes se llevaron millones de la industria, fue algo pensado, para que la clase trabajadora no tuviese moral para reclamar; afortunadamente aún tenemos reserva moral para hacerlo. PDVSA debe ser un espacio respetado por la distribución del poder que se da en las instituciones del Estado, en esa diatriba hemos perdido mucho tiempo, y hay gente negativa que busca padrinos para protegerse, y basado en esos padrinos persiguen a quienes apostamos a la buena gestión de nuestra industria, a los compañeros voceros del PES [Plan Estratégico Socialista]; ocurrió por ejemplo en Monagas, víctimas de esa práctica mal sana, como si nosotros fuésemos los enemigos de la industria, bueno, enemigos de la corrupción sí somos.

Producto del conflicto con la empresa Estadounidense H&P, por la expropiación de taladros de esta empresa, el Presidente Chávez decidió comprar a la República Popular China equipos para servicios petroleros, taladros, cementación de pozos, perforación direccional, tubería flexible y otros servicios. PDVSA alcanzó la capacidad en taladros para cubrir más del 80% de la necesidad en este servicio, es decir PDVSA, la República Bolivariana de Venezuela alcanzó independencia en este servicio, pero los zamuros que estuvieron al frente de esta responsabilidad no realizaron mantenimiento de estos equipos, empezaron a sacar piezas de uno para activar otro, esto lo hicieron los operadores ante la falta de respuesta de quienes tenían que garantizar los repuestos y el mantenimiento, es decir PDVSA. La República Bolivariana de Venezuela volvió a ser dependiente, y esto ocurrió en poco tiempo, en menos de ocho años, sin contar la sustracción de equipos de los almacenes y galpones. No estamos hablando de un destornillador, hablamos de equipos costosos que requieren de montacargas y gandolas para movilizarlo, además que atraviesan las carreteras nacionales kilometro a kilometro, y que han lesionado la capacidad operativa con esfuerzo propio de PDVSA, porque ahora todo eso hay que alquilarlo, y eso no solo pasó en el caso de los taladros, en otras áreas pasó de igual forma, en las refinerías por ejemplo.

Las sanciones de la UE y de EE.UU nos afectan muchísimo, como dije antes muchos de los sistemas productivos son fabricados en esos países, entonces cuando requieres un repuesto, sustituir un equipo o algún insumo no lo venden o bloquean el dinero, y entonces tenemos que hacer triangulaciones que incrementan los costos, retardan los procesos, nos perjudican mucho. Las sanciones son un crimen contra nosotras y nosotros.

Pero sobre todo lo que permitió que esto ocurriera es la falta de una clase obrera en sí y para sí, con sentido de pertenencia y pertinencia, si nosotras y nosotros obreros con sus distintas habilidades, profesiones y responsabilidades, hubiésemos estado unificados ningún jerarca hubiese logrado hacer nada de esto, por más padrino que estuviera, y no me refiero al ministro, cuando algunos trabajadores denunciaron este tipo de acciones a tiempo los dejamos solos, debemos corregir esto.

Desde el PES constituimos un Comité para la Transformación Estructural de PDVSA. Este comité se fue con una metodología y una propuesta modelo de gestión a probarlo en el Zulia, específicamente en la Unidad Productiva Lagomar, de donde sale el crudo especial para la producción de lubricantes, que se dirige al CRP [Complejo Refinador de Paraguaná]. La metodología no fue perfecta, se mejoró en esa práctica, y puede mejorarse aún mas, y generó un desempeño de esa UP (Unidad de Producción) significativamente superior a como venía funcionando antes de la intervención, lamentablemente no se sostuvo. Proponemos que se implemente un modelo de gestión que sea dirigido por los saberes del colectivo de trabajadoras y trabajadores de cada UP y no por caprichos, constituyendo los Consejos de trabajadores y trabajadoras, donde viéndonos a los ojos y de cara a los intereses nacionales desarrollemos la industria nacional de hidrocarburos.

Creo que es necesario evaluar la filosofía de producción en la faja, cómo se perforan los pozos, cómo se transporta el crudo hasta los mejoradores, ¿es posible que la orimulsión sea una buena alternativa para transportar el crudo, para independizarnos del uso de la nafta, importada o propia? ¿perforar direccionalmente ha mejorado la productividad y el punto de equilibrio económico?, hay que reflexionar esto y otros aspectos sin dogmas.

Las trabajadoras y trabajadores debemos dejar de lado las diferencias secundarias y unificar la fuerza para resolver a nuestro favor la contradicción principal, en el escenario mundial actual, con la caída de los precios, las sanciones a nuestro país, la producción de esquisto en los EE.UU; creo que se busca quebrar a PDVSA para apropiarse de nuestras reservas, eso no lo debemos permitir las trabajadoras y trabajadores, y para eso tenemos que incorporarnos decididamente a la recuperación de la producción, poniendo toda nuestra capacidad técnica y experiencia, tenemos con qué responder a esas pretensiones.

El papel del Ministerio de Petróleo, se ha debilitado mucho, ese órgano del Estado es quien debe velar por los intereses de la República en materia de hidrocarburos, cuidar de las reservas, que sean desarrolladas con las técnicas y en los tiempos correspondientes, que se cumplan los planes de mantenimiento en PDVSA, que se preserve para las futuras generaciones el disfrute de esas riquezas.

Es necesario que cambiemos la filosofía de nuestra industria de hidrocarburos, es más valioso un barril de parafina que un barril del crudo que procesa la refinería de San Roque, es más costoso un barril de lubricantes que un barril de crudo lubricantero, por mencionar dos ejemplos de derivados de los crudos que barril a barril nos aportan un mejor provecho de nuestra riqueza natural. Entonces es necesario atender el parque refinador, expandir las unidades que se deban, y por supuesto abordar los campos donde se producen los crudos que procesan esas refinerías, para que tengan la cantidad necesaria para operar a su máxima capacidad, con la misma cantidad de barriles que producimos hoy. Es indiscutible que debatamos profundamente en el País las causas de esta caída libre de la producción, si una buena cantidad de estos barriles son procesados en el país, extrayendo los derivados más valiosos de los crudos no estaríamos en tantos problemas económicos, y además toda la dinámica que generaría esta actividad en la economía nacional.

Hemos constatado que la clase obrera viene haciendo una serie de propuestas que permitirían aumentar la producción petrolera con esfuerzo propio. Sin embargo, hay detractores que aseguran que esos esfuerzos son marginales ¿Qué propone la clase obrera? ¿Cómo pudiesen esas iniciativas contribuir con la recuperación de la industria?

Hemos venido proponiendo una serie de ideas, que habría que ver a que llaman marginales, en que aspecto, porque por ejemplo, las compañeras y compañeros de Fraccionamiento Gas y Mejoradores en el Complejo José Antonio Anzoátegui, han propuesto aprovechar la nafta residual de los procesos que se desarrollan en esas instalaciones. Hay un producto que no tiene destino, no está comprometido, que en la configuración del proceso de fraccionamiento es un producto, al que se realizaron pruebas técnicas y se demostró que es totalmente compatible con una segregación de la faja, lo que indica que puede sustituir a la nafta importada, al menos en un campo, se deben realizar pruebas con los demás crudos para comprobar su compatibilidad y posible uso. En una primera etapa serían 5.000 barriles día, y en su totalidad unos 21.000 barriles día, dependiendo como esté el precio del crudo. Hace algunos meses se realizó una estimación según el precio del momento, y sólo esta idea nos ahorraría más de 600.000.000 de dólares año, pero lo más importante es que reduce el impacto de cualquier sanción, fenómeno natural que ocurra en los países de donde traemos esa nafta, es decir incrementa nuestra independencia. Si a esto se le puede llamar marginal en términos financieros, como llamar a los 430.000.000 que van a aportar las empresas con las cuales se firmó acuerdos de servicios conjuntos hace poco, que solo aportarán esta cifra una sola vez; nuestra propuesta ahorrará cada año esta cantidad o más dependiendo del mercado, pero es un ahorro anual.

Hemos propuesto un modelo de gestión basado en los consejos de trabajadores. Los vicios individuales pueden ser anulados por la participación protagónica, masiva y ordenada de la clase trabajadora. Esto es de lo más importante, ha sido producto de la consulta de miles de trabajadores y trabajadoras en mesas de trabajo en semanas de reflexión y debate; así cuando leemos las propuestas todas o casi todas apuntan a que el modelo de gestión debe cambiar, y además que debe ser una modelo de gestión donde las experiencias, los saberes, el conocimiento puestos al servicio de la humanidad prevalezcan.

Hemos propuesto la industrialización a partir de la industria de hidrocarburos nacional, la construcción de los cabezales usados en los pozos en la faja para el método de producción de cavidades progresivas (BCP), para independizarnos de las importaciones de estos equipos, hemos propuesto la recuperación de miles de cabezales para el BCP que han sido sacados de producción por un diseño de obsolescencia programada del fabricante. En PDVSA trabajadores modificaron este equipo y han logrado que opere por más de cinco años en comparación con el año que opera el equipo importado, la producción de catalizadores para el parque refinador es estratégico y un elemento sensible para las refinerías, producirlo en país nos aporta mayor soberanía.

La fabricación de insertos para llaves hidráulicas usadas en taladros de perforación e intervención de pozos. Construir un pozo en la faja requiere de más de cien unidades de éstas, todas son importadas, por un costo superior a los 15 dólares cada una. El mantenimiento preventivo, correctivo y mayor refracción de los tanques en las refinerías con esfuerzo propio. Los compañeros de transporte de combustibles han recuperado parte de la flota con esfuerzo propio, todo esto no es nada marginal, no porque lo digamos nosotras y nosotros, cualquiera que saque cuentas sabe que es muy significativo, ¿o será que los privados que aspiran que los contraten para esto?, están locos.
 
En varios de tus artículos, publicados en el portal Revolución o Muerte denuncias la forma en que se están llevando los recientemente suscritos Acuerdos de Servicios Conjuntos en la industria petrolera ¿En qué consisten? ¿Por qué crees que se priorice la apertura al capital privado por sobre el esfuerzo propio de la clase obrera?

Conozco muy poco en qué consisten, pero esto debería ser de conocimiento público, solo conozco lo que escuchamos al momento de la firma. Pero si estas empresas van a producir crudo, deberían aportar la regalía que corresponde, los impuestos sobre la renta y otros, pero desconozco todo eso. He manifestado mi desacuerdo porque estas empresas no son conocidas en esta área industrial, estoy seguro que como entidad no tienen más conocimiento y capacidad que PDVSA, a menos que parte de las trabajadoras y trabajadores que han renunciado terminen prestándole servicio a estas empresas, y de esa manera poder afrontar el reto de producir petróleo en estos campos en los que se firmó.

Si se firmaron buscando esa inversión de capital, no estoy de acuerdo, como dije antes. Nosotras y nosotros tenemos más de dos años haciendo propuestas como el uso de la nafta y ha sido complicado por decir lo menos, lograr que esto se realice, siendo aprobado por la junta directiva. Ya para esta época deberíamos estar en la tercera etapa de la propuesta usando 21.000 barriles de nafta residual de José Antonio Anzoátegui, y dejar de importar esa misma cantidad de nafta. Suponte que en promedio desde que se hizo la propuesta y dando un tiempo apropiado para realizar los trabajos de adecuación, cuando menos 1.500.000.000 de dólares ahorrados, que los podemos dedicar a las inversiones necesarias para detener la caída de producción y para levantarla, con recursos propios y sin endeudarnos con nadie. Ha sido falta de voluntad no hacerlo, con esfuerzo propio podemos, se requiere de un liderazgo unificado, con propósitos claros y respeto a la clase obrera.

Por otro lado, existen denuncias en torno al método de entrega de pozos y activos petroleros al capital privado, aumentando su participación accionaria e incluso exonerándolos de impuestos y regalías. ¿Crees que por esta vía se esté revirtiendo la política petrolera del Comandante?

La regalía es la parte de las reservas a la que el pueblo de Venezuela no renuncia, y las operadoras están obligadas a entregar o pagar según sea el convenio. Representó el punto de apoyo fundamental para llevar adelante todas las misiones sociales, y para la inversión en infraestructura de toda naturaleza. No se debe renunciar a ella, es una lucha que se ha librado desde hace mucho tiempo. Salvador de La Plaza fue un actor consecuente por ese reclamo y por supuesto el comandante Chávez recogiendo todo este sentir lo hizo realidad al tomar control de PDVSA, poner la regalía en el nivel justo. No es posible que el propietario de esa riqueza natural sea el que menos reciba por la extracción. La ley es clara en el sentido de la participación en las empresas mixtas en el área de petróleo, la nación mantiene la mayoría accionaria, de al menos 60%. Ahora esto no garantiza todo, el Dr. Parra Luzardo decía que el dominio no sólo es legal, legalmente puedes tener una participación pequeña, e incluso ninguna acción, pero políticamente las decisiones que se toman te favorecen, entonces realmente el propietario eres tú no quien dice el papel, no sólo debemos reclamar que se cumpla con este aspecto legal, además que quienes estén al frente de esas empresas mixtas respondan a los intereses nacionales, eso es fundamental.

Sobre el autor

Comenta aqui