EscritaFotografíaLocal/RegionalNoticiasCulturaNuestra AméricaOrganizaciones Populares

[FESTIVAL] Un cumbe para la libertad: San Agustín rinde tributo a su música y su cultura

El barrio popular de San Agustín fue el palco de un reciente festival de “música cumbe”.

El festival tuvo lugar en el emblemático Teatro Alameda entre 26 y 28 de septiembre, contando con una serie de conciertos de artistas de la parroquia, conversatorios, clases magistrales y una exposición dedicada a las diferentes expresiones musicales que se encuentran en el barrio más Afro-descendiente de Caracas.

“Organizamos el festival para rendir tributo a la historia musical de nuestra parroquia”, nos dijo Reinaldo Mijares. Reinaldo es el director del Teatro Alameda y uno de los principales responsables del evento, que se realizó totalmente con esfuerzo de voluntarios de diferentes organizaciones culturales de San Agustín.

A este festival de música se seguirán otros de danza, cine y teatro en los próximos meses, como parte de un proyecto más amplio llamado “100% San Agustín 2025”. El objetivo a largo plazo es transformar el barrio en el principal eje turístico-cultural de Caracas.

“Más allá de los festivales, “100% San Agustín” va a ser también una campaña de valores, donde vamos a trabajar particularmente en las escuelas”, explicó Reinaldo. “Somos un barrio amable, hospitalario, de gente trabajadora y talentosa, y es importante que nos reconozcamos como tal”, añadió.

Uno de los próximos pasos será la conformación de “100% San Agustín 2025” como una cooperativa o fundación cultural, que luego se integraría como uno de los ejes del Gabinete de Cultura de San Agustín. Este es el espacio donde se juntan las diferentes organizaciones culturales de la parroquia para trazar políticas culturales para el barrio.

Reinaldo señaló también que mientras las instituciones del Estado, y la Alcaldía de Caracas en particular, son aliados, este evento y los que se siguen son organizados por el barrio y para el barrio. También saludó la colaboración de diferentes empresas privadas que apoyaron con el sonido, luces, pantallas, tarimas, etc. sin cobrar nada. De igual modo, más de 150 músicos, en 18 agrupaciones, actuaron sin cualquier contraprestación.

Aunque reconozca y aprecie el trabajo solidario y colaborativo, Reinaldo defiende que uno de los objetivos inmediatos es hacer que los proyectos culturales auto-gestionados sean más sostenibles financieramente, de forma a no depender exclusivamente de esfuerzo voluntario.

El festival empezó con una exposición llamada “Caracas, ciudad de son”, en referencia al genero musical cubano que tuvo una gran influencia en esta parroquia. Alejandro Calzadilla, autor de la exposición, explicó como los paneles trazan la historia reciente de Venezuela en paralelo con la historia de San Agustín, y con la evolución de la cultura y la música en particular.

El son cubano jugó un papel fundamental en el devenir musical del barrio. Jóvenes artistas fueron fuertemente influenciados por músicos cubanos que venían a tocar en Caracas, y que en algunos casos terminaron estableciéndose acá. Con el pasar del tiempo, los músicos de San Agustín se apropiaron de los ritmos cubanos y crearon sus versiones, originales y venezolanas.

Además de rendir tributo al patrimonio musical de San Agustín, el festival de este año fue dedicado al percusionista Nené Quintero. “El mejor percusionista del mundo”, como lo describen afectuosamente en el barrio.

Nené dio una “clase magistral” junto al teclista Alfredo Naranjo, compartiendo con el público la magia de su set de percusión. Además de un conjunto de tambores y platillos, usa también pequeñas sonajas en sus piernas que ayudan a dar aún más vida a su actuación.

El último concierto quedó a cargo de la que es quizás la agrupación más emblemática de San Agustín, el Grupo Madera. La agrupación tomó la escena por asalto en los fines de los años 70 con su jovial mezcla y variedad de sonidos y ritmos. Pero un accidente en el río Orinoco en 1980 vendría a cobrar la vida de 11 de sus miembros.

Pero el Madera se reagrupó y se ha mantenido siempre en los corazones y los oídos de los residentes de San Agustín. En la tarima se les sumaron otros músicos y bailarines, y cerraron su presentación con una de sus canciones más conocidas, “Compañeros”. “Tu machete es tu dignidad, bajo el yugo nunca estará, si tu lucha es por pan, trabajo y tierra”, dice la letra.

El propio nombre “cumbe” tampoco es accidental. Cumbe es el nombre que se daba a los territorios libres donde se establecían los esclavos africanos que lograban escapar durante la colonización española (conocidos como “palenques” en Colombia o “quilombos” en Brasil).

“Asumimos a San Agustín como un cumbe. Un cumbe para la paz y para la libertad”, concluyó Reinaldo. Paz, libertad, solidaridad… y mucho ritmo.

Sobre el autor

Comenta aqui