AudioVisualFin de la CitaAnálisis NuestroNacionalVideos TatuyAutocríticaEconomíaGestión de GobiernoTeoría RevolucionariaDestacado

[FIN DE LA CITA] ¿Es culpa del Socialismo?

Todos los dedos apuntan al socialismo como el gran responsable de la crisis venezolana. Tal afirmación se convirtió en un lugar común de bajo presupuesto y de fácil digestión para el sentido común popular. En este trabajo abordamos la pregunta y tratamos de analizar hasta qué punto se implantó el socialismo en Venezuela y cuál es su responsabilidad puntual en la actual crisis que atraviesa Venezuela.


El socialismo se convirtió en el gran culpable de la crisis que hoy padece Venezuela.

Nunca un presidente norteamericano, por ejemplo, dedicó tanto tiempo para hablar de Venezuela, y lo hizo por lo menos 25 veces en un mismo discurso para referirse al socialismo como causante de todos los males.

No es nada nuevo. Desde los tiempos de la revolución bolchevique en 1917 el socialismo, o su versión más “demoníaca”, el comunismo, han sido sometidos a la más perversa y oscura propaganda.

Por supuesto, no han sido pocos los errores que se han cometido en su nombre. Los distintos proyectos socialistas ensayados en el siglo XX, estuvieron plagados de vicios y errores, así como de grandes y maravillosos aciertos.

Sin embargo, luego del colapso del campo socialista, de la declaración del fin de la historia y del susodicho triunfo del capitalismo, sorpresivamente Hugo Chávez enarboló nuevamente las banderas del Socialismo.

Reapareció así “El Gran Culpable”.

Empecemos por preguntarnos ¿Cuándo apareció el fantasma del Socialismo en Venezuela?

No fue con la llegada de Chávez al poder. ¡No! En los primeros años de gobierno, la Revolución intentó transitar el camino sinuoso de la tercera vía, una modalidad “novedosa” (entre comillas) de capitalismo. Incluso la constitución del 99 dista mucho de ser socialista. No fue sino seis años después de llegar al gobierno, en el 2005, luego de sendos latigazos contrarrevolucionarios, cuando el Comandante Chávez rectificó su camino y sentenció: “El capitalismo no se va a trascender por dentro del mismo capitalismo, ¡No! al capitalismo hay que trascenderlo por la vía del socialismo, por esa vía es que hay que trascender el modelo capitalista”

Y así se inició el proceso de construcción del Socialismo, atacado tanto por la voraz oposición capitalista, como por el reformismo que lo convertía en marca y slogan publicitario, mientras como un cáncer empezaba a carcomerse la revolución desde adentro.

Pero ¿Hasta dónde se logró construir el Socialismo en Venezuela?

Chávez insistió muchas veces en aclarar el estadio en que se encontraba la revolución bolivariana.

“¿A quién se le puede ocurrir decir que Venezuela hoy es un país socialista? No, eso sería engañarnos. Nosotros estamos en un país que vive todavía en Capitalismo, sólo que hemos iniciado un camino, estamos dando pasos contra la corriente mundial incluso, hacia el proyecto socialista”

Si esta aclaratoria no es suficiente, revisemos las palabras, más que elocuentes, plasmadas por Chávez en el Plan de la Patria publicado en 2012: “No nos llamemos a engaño: la formación socio-económica que todavía prevalece en Venezuela es de carácter capitalista y rentista. Ciertamente, el socialismo apenas ha comenzado a implantar su propio dinamismo interno entre nosotros. Éste es un programa precisamente para afianzarlo y profundizarlo; direccionado hacia una radical supresión de la lógica del capital que debe irse cumpliendo paso a paso, pero sin aminorar el ritmo de avance hacia el socialismo.”

¿Quiere decir entonces que todavía somos un país capitalista y rentista?

Si, pero mejor ensayemos un retrato económico con algunos ejemplos.

En Venezuela, promediando los últimos años (hasta 2013) el 66% del Producto Interno Bruto es dominado por el sector privado quien controla más del 98% de las unidades económicas existentes: de las cerca de 28.000 unidades económicas industriales solo el 1,2% está en manos del sector público, mientras que el 98,8% restante pertenece al sector privado.

Y no sólo eso, hay que decir también que en Venezuela hay una alta concentración del capital, con la presencia de grandes monopolios y oligopolios, es decir, el 18% del total de las empresas industriales concentra el 60% de la producción.

El comercio también lo controla el sector privado en un 99,87%. Ni hablar del sector servicios en el que apenas el estado controla el 0,88%.

¿Pero Chávez estatizó casi toda la economía?

La revolución inició un proceso de recuperación de medios de producción, muchos de los cuales habían sido expropiados, es decir, privatizados en gobiernos anteriores. El estado sólo logró crear, recuperar, negociar y confiscar cerca de 600 unidades económicas, lo que apenas representó un crecimiento menor al 5% del sector público desde el año 99.

Es decir, el incipiente proceso de construcción socialista ni siquiera logró alcanzar la proporción de PIB estatal que tienen muchos de los países capitalistas. Hay por lo menos 50 países que tienen una economía estatal mayor que la nuestra, y no son socialistas.

Y en lo que respecta al sector privado, hay que decir que es altamente dependiente de importaciones. Entre 1970 y 2014, las importaciones ascendieron a 790 mil millones de dólares, de las cuales, el 29%, fueron del sector público, y, el 71%, de los empresarios privados que no producen ni el 5% de las divisas que ingresan al país.

En 2012, por ejemplo, la burguesía generó apenas 2 mil millones de dólares, y se gastó más de 30 mil millones de dólares, es decir, gastó más de 15 veces lo que produjo.

He allí una de las caras del parasitismo de la burguesía venezolana. Consume muchísimas más divisas que las que produce.

Entre 1976 y 2014, las importaciones en dólares registraron un aumento de 366%, pero calculadas en toneladas, apenas del 4%. Otra cara del parasitismo de la burguesía: cada vez gasta más e importa cada vez menos.

A esta burguesía le fueron asignados más de 700 mil millones de dólares desde los años ‘70,  que lejos de invertirlos terminaron apropiándose de más de la mitad de lo que recibieron, nada menos que 370 mil millones de dólares a través de mecanismos de especulación comercial y financiera.

No conforme con esto, Venezuela es el país de América Latina donde los empresarios privados pagan menos impuestos. La presión tributaria es escasamente el 13% mientras que en la región ronda por el 40%.

¿Y desde el 2013 que ha ocurrido? ¿Hay más o menos socialismo?

Aunque no disponemos de datos para ponderar la situación, en vista del apagón estadístico que impera, la política económica asumida por el gobierno se ha caracterizado por la liberalización de la economía: desmontaje del control de precios, abolición de los ilícitos cambiarios, aparición de una espuria ley de inversiones extranjeras, privatizaciones de activos del estado, devolución de tierras a los terratenientes, exoneración de impuestos y regalías petroleras, privatización de pozos petroleros, entre otras cosas que hacen pensar que lo que se viene profundizando no es precisamente el socialismo.

Mientras que el salario y las conquistas históricas de los trabajadores se dilapidan dramáticamente, las tasas de ganancia de los capitalistas, y de los políticos corruptos devenidos en nuevos ricos siguen abultándose.

“Si ud analiza los componentes del costo y del precio de todos los productos el salario no llega en ese componente al 1% y exagero, hoy por hoy”.

No es el socialismo el responsable. La crisis es del capitalismo rentístico en su afán por recuperar los espacios perdidos.

Entonces ¿Por qué se culpa al Socialismo de la crisis?

Lógicamente los capitalistas siempre atacarían un modelo que ponga en peligro sus privilegios y su sacrosanto derecho a engordar sus ganancias. Y como la burguesía aún controla los aparatos de reproducción de la ideología en más de un 75%, llámense periódicos, radios, televisoras, salas de cine, empresas musicales, etc., jamás emitirán un mensaje a favor del socialismo, y menos en medio de la crisis que atraviesa Venezuela, terreno fértil para posicionar la más efectiva propaganda antisocialista y así culpar al socialismo de una crisis que provocaron los mismos capitalistas.

Por otro lado, el propio gobierno ha abonado excusas al terreno de la confusión y la ambigüedad. El Comandante lo denunciaba: “A veces podemos caer en la ilusión de que por llamar, yo soy enemigo de que le pongamos a todo “socialista”, estadio socialista, avenida socialista, ¡qué avenida socialista, chico!; ya eso es sospechoso. Por allá alguien le quería poner a una avenida “socialista”, panadería socialista, Miraflores socialista. Eso es sospechoso, porque uno puede pensar que con eso, el que lo hace cree que ya, listo, ya cumplí, ya le puse socialista, listo; le cambié el nombre, ya está listo.”

A pesar de los esfuerzos, el modelo no se alteró sustantivamente, y lejos de ser socialista sigue siendo Capitalista y Rentista.

Por eso cuando alguien te vuelva a decir, que la crisis actual es culpa del socialismo y nos afecta a todos y todas por igual, diles que en Venezuela sigue mandando el capitalismo y que somos los y las pobres nuevamente quienes pagamos los costos de la crisis, mientras que banqueros, industriales, comerciantes, terratenientes y políticos corruptos (en nombre del socialismo) siguen llenándose y procurando pactos que le garanticen capital y poder.

*Tatuy Tv: Juan Lenzo, Laura Guzmán y María Alejandra Reyes. Narración: Karen Torres.

ENGLISH SUBTITLES…

Sobre el autor

Tatuy Televisión Comunistaria Mérida, Venezuela
Tatuy Tv es un colectivo de trabajo comunicacional venezolano, revolucionario y comprometido con la construcción del Socialismo.

Comentarios (1)

  1. Saludos
    He leído el articulo Es culpa del Socialismo ? Pido disculpas por no haberlo leído antes, mil cosas, la cotidianidad a veces full accidentada
    Es cierto, los grandes medios, intencionadamente se han ocupado de hacer ver que el socialismo es el “ rostro obscuro “ de lo que vivimos hoy
    Uds pueden ayudar mucho, como medio alternativo, a desentrañar la intención de esta burguesía nacional y pro-imperialista que intenta mantener a obscuras por siempre el legado de Bolivar-Chavez

Responder a Jhony Balza Cancelar respuesta