EscritaENTREvistasLocal/RegionalAnálisis NuestroEntrevistasNacionalComunicaciónOrganizaciones Populares

Hacia una verdadera socialización de la comunicación. Entrevista a Juan Lenzo.

Conocí a Juan Lenzo en Octubre de 2006. Yo formaba parte de una Cooperativa en donde principalmente me dedicaba a perder el tiempo en la redacción de Guiones Audiovisuales que nunca se realizaron; mientras Juan integraba al equipo producción de Radio Ecos (Emisora Comunitaria para la Organización Social), una combativa radio comunitaria ubicada en el corazón del barrio “Pueblo Nuevo”.

Por circunstancias y afinidades, ambos coincidimos aquel mes de Octubre en una reunión convocada por Alberto Monteagudo, quien se encontraba en Mérida facilitando un Taller de Animación. Nadie sabía de qué trataría el encuentro; pero había sido convocado por Alberto Monteagudo y como en Mérida, “la ciudad del cine”, escasean los creadores de izquierda simplemente había que estar presente.

La reunión se centró en una intensa discusión sobre la necesidad histórica de transformar el modelo tradicional de comunicación y los modos de producción en sus respectivos espacios (Radio, Cine, TV, Prensa, etc). Es decir, esas cosas en las que algunos ya pensábamos desde Abril de 2002; pero sin saber como desarrollar a plenitud.

Como es común, en la reunión se plantearon diversas propuestas, se trazaron diferentes estrategias y se adquirieron compromisos. Pero también, como es común, el tiempo demostró que no se cumplirían. De cualquier manera; la emoción propia de quienes expresan ideas a fines en un encuentro fortuito, hizo que parte del grupo se quedara en las inmediaciones del lugar intercambiando impresiones. Hoy en día, nadie duda en afirmar que en ese pequeño circulo integrado por 12 personas se llevó a cabo la verdadera reunión; pues fue en ese espacio improvisado en el que Juan propuso fundar una TV Comunitaria que no sólo funcionase como un medio; sino como un espacio de formación integral que permitiese la articulación con diferentes organizaciones sociales, la investigación sobre el tema comunicacional y la experimentación con el lenguaje audiovisual.

Una semana después el proyecto tenía nombre. 15 días más tarde Tatuy TV contaba con un Manifiesto. A tan sólo un mes se materializaba un Cine-Foro Itinerante. 8 semanas tardaría su registro jurídico formal como Fundación.

5 años han pasado desde entonces y a pesar de las piedras en el camino; Tatuy TV se ha convertido en un referente para las organizaciones sociales del Estado Mérida. Juan Lenzo, su principal promotor nos habla de la experiencia.

Miguel Peluzzo: ¿Cómo se desarrolla el proceso de Organización Social en Mérida, una ciudad en la que coexisten tres poderes políticos diametralmente opuestos; el partidista, el religioso y el académico?

Juan Lenzo: Precisamente muy permeado por la influencia de estas tres fuerzas, que terminan inyectándole a la organización social una dosis prolongada de conservadurismo. Estos tres poderes no son diametralmente opuestos, de hecho son complementarios, reproducen la misma ideología de la dominación y convierten a la organización social en espacios inofensivos, locales, concentrados en la microlucha sectorial y muchas veces apéndices oportunistas de estos poderes. La combatividad estudiantil fue cooptada por el puchismo, la organización comunal por el afán de captar la renta, y por otro lado, los medios de difusión todos en manos de la élite burguesa que fabrica y falsea realidades mediáticas a su antojo. La realidad electoral de la ciudad es tristemente emblemática por la influencia de estos tres poderes.

Miguel Peluzzo: En este contexto ¿Cómo ha sido el proceso de consolidación de la Fundación Tatuy TV?

Juan Lenzo: Yo creo que como debe ser el proceso de conformación de un colectivo que trata de ser coherente y consecuente con sus ideas: contradictorio, conflictivo y austero. Muy oscilante en cuanto al número de miembros, y con un interés supremo en la formación política-ideológica permanente, así como en la apropiación del conocimiento conceptual y técnico respecto a la comunicación y el lenguaje audiovisual. Siempre necios a la hora de aferrarnos a los principios de la moral comunista. Cometiendo muchos errores pero siempre intentando sacarle el mayor jugo de enseñanza a los mismos.

Miguel Peluzzo: El escenario político contemporáneo se desarrolla según las reglas que impone la Guerra de Cuarta Generación; en este sentido ¿Cuál es el rol que deben asumir los medios comunitarios?

Juan Lenzo: Los medios comunitarios deben ser tropas preparadas para combatir. Los medios comunitarios aún no pelean en esta guerra, su actuación es marginal. El localismo, el gremialismo, la ausencia de comprensión del momento histórico, de herramientas políticas, de política editorial, de análisis crítico para la acción los relega a una posición de retaguardia. Eso somos. Aún inofensivos.

Los medios comunitarios deben asumir un rol, que desde mi punto de vista es medular; actuar en la batalla mediática-ideológica, reconociendo que en este frente el ataque es doble: en el terreno de la emocionalidad y en el de la racionalidad; nos controlan las emociones tanto como las opiniones. Los medios comunitarios deben ser audaces en su producción, auténticos y creativos para que sus contenidos calen en el alma del pueblo y nos permita luchar junto con él por el triunfo de la revolución. Simultáneamente, en la realidad real, deben trabajar de la mano con la organización social, los obreros, los campesinos, los estudiantes… Es decir, vincular la lucha mediática, con la organización popular hacia la movilización consciente. Esa dupla es determinante. Pelear en el campo mediático por la hegemonía socialista, pero construyéndolo también con la gente día a día desde los espacios de carne y hueso.

Miguel Peluzzo: Los Medios Comunitarios y Alternativos tienen como entes rectores al MPPCI y CONATEL ¿Genera problemáticas el hecho de ser entes centralizados? ¿Cuáles?

Juan Lenzo: Creo que el problema no es la centralización, el problema principal no es administrativo, es ideológico. Muchas de las problemáticas a las que se enfrenta un medio comunitario cuando acude a alguna de estas instituciones tiene que ver con la posición de la burocracia conservadora frente a espacios que de alguna u otra manera adversan su visión de mundo. Y por otro lado la actitud de los medios frente a estos espacios termina siendo clientelar y oportunista. Si los medios comunitarios superaran sus vicios recurrentes y asumieran una posición más firme y coherente, la relación con estas instituciones cambiaría radicalmente. Pero quizá, la relación burocrática entre estos espacios se perpetúa a base de negligencia e inconsistencia compartida tanto por las instituciones como por los propios medios.

Miguel Peluzzo: La división social del trabajo es una expresión de la lucha de clases; en el ámbito cultural se manifiesta a través de las clasificaciones Académica y Popular. Cuando el Estado Venezolano a través de sus instituciones se refiere a la Comunicación considera tres tipologías: Comunicación Social, Comunicación Oligopólica, Comunicación Popular (Comunitaria, Alternativa, etc) ¿Cuál es la posición de Tatuy TV con respecto a este hecho?

Juan Lenzo: A las cosas hay que llamarlas por su nombre. La comunicación es una sola y su significado está íntimamente ligado con el origen etimológico del término. Los medios privados poco tienen que ver con la comunicación, son vulgares medios de difusión ¿de qué? De la ideología dominante, que es la ideología de la clase dominante, de la ideología de esa -como la llamaba Gramsci- “sociedad civil” que no hemos podido derrotar y que sigue victoriosa en la guerra ideológica, cultural y espiritual. Ejercer la comunicación no sólo depende de los medios, está en manos de una Revolución Socialista que debe garantizar que sea un derecho de todos y no la mercancía de algunos. Nosotros asumimos posición en este tema en el marco de la discusión de la Ley a través de este documento:

http://tatuytelevision.blogspot.com/2011/06/consideraciones-sobre-el-anteproyecto.html

Miguel Peluzzo: Actualmente la AN discute un Proyecto de Ley de Comunicación Popular abalado por diversos colectivos del país ¿Resolverá una Ley la problemática de los Medios Comunitarios?

Juan Lenzo: No. Puede ayudar en algún momento determinado (o incluso dificultar) pero el problema de la comunicación es esencialmente político-ideológico, no legal. Consideramos que los medios comunitarios deben ser espacios de construcción de la nueva hegemonía porque son reproductores de conciencia del deber social y enemigos de la tradición como constructo burgués. Si los medios comunitarios no se entienden a si mismos como sujetos políticos y entregan todas sus esperanzas a los preceptos enmarcados en una simple Ley, terminarán siendo espacios reproductores de la dominación. Comunistaristas sin vocación transformadora.

Miguel Peluzzo: ¿Hay vicios en los Medios Alternativos y Comunitarios?

Juan Lenzo: Los medios comunitarios se entienden no como un “medio” sino como un fin en si mismos, lo que los aísla de su papel político y los hace parte de un micromundo marginal, localista, inofensivo. Terminan diluyéndose en una lucha reivindicativa (por la habilitación, por los recursos, por las pautas, por los proyectos) que los desconecta de su rol central en el que se haya un Revolución por construir y enemigos por confrontar. Los medios comunitarios son herramientas de lucha; debemos avanzar para estar al frente de la batalla política por la conciencia social, por el alma popular. El localismo, desprendido del antiguo Reglamento de Radiodifusión Sonora y Televisión Abierta de Servicio Público, y toda su justificación jurídico-ideológica han producido un terrible daño a los medios comunitarios, que terminan desvinculados de las realidades nacionales e internacionales y por ende creyendo que su comunidad es un “todo” que sobrevive aislado del resto de la humanidad.

Por otro lado; muchos medios terminan siendo empresas publicitarias, y en el mejor de los casos, malas copias de los medios tradicionales al reproducir los modelos hegemónicos e ignorar la carga ideológica presente en ellos, asumiéndolos como modelos neutrales.

No obstante; las excepciones motivan, y en medio de esta fatídica realidad, existen colectivos que hacen su trabajo e intentan demostrar con su accionar la posibilidad de construir un auténtico modelo comunicacional, a tono con las premisas fundamentales del Socialismo.

Miguel Peluzzo: ¿Cuáles son las propuesta de Tatuy TV para la transformación comunicacional el país?

Juan Lenzo: Creo que el primer paso, o por lo menos la acción fundamental que debe hacer la Revolución por una transformación radical de la comunicación en el país es la socialización de los medios privados. Creo que todos los esfuerzos organizativos, propagandísticos, tanto del movimiento de medios comunitarios, como el Sistema Nacional de Medios, el Partido (PSUV), el Polo, los consejos comunales, etc., deben ir orientados a esta acción. El daño que producen estos medios a la conciencia y el alma popular, incluso a la salud mental del pueblo es inconmensurable. Porque no son solamente responsables de condicionar la opinión y la percepción consciente de las masas, sino que son capaces de crear reflejos condicionados, conductas, intervenir el subconsciente. Tienen todos los recursos del mundo para hacerlo y les despreocupa por completo cualquier principio ético elemental. Por lo que la socialización de los medios de comunicación representaría el desmontaje de una buena parte de la maquinaria ideológica del capitalismo. Desde Tatuy TV estamos dispuestos a hacer cualquier esfuerzo por materializar esta consigna.

Sobre el autor

Comenta aqui