Ingrese

FOTO DE PERFIL JUNIO

CABECERA DE PAGINA

FEDEAGRO y la nueva Ley de Semillas

Compartir

why-syngenta-ag-adr-syt-has-rejected-monsanto-company-unsolicited-takeover-1

La cúpula empresarial de la Confederación de Asociaciones de Productores Agropecuarios de Venezuela (Fedeagro) ha sacado nuevamente las pesuñas; esta vez contra la nueva Ley de Semillas Venezolana.

Sus voceros hacen histéricos llamados a “detenerla”, a la necesidad de “hacerle ajustes” entre otras patadas de ahorcado. Argumentan que la ley está fuera de contexto y bien lejos de los avances que se vienen dando, en el complejo ámbito científico-técnico de la transgenia.

El Presidente de Fedeagro, Antonio Pestana, en un reciente programa televisivo atribuye esta ley a “la satanización” hacia los cultivos transgénicos a la que fue sometido el Presidente Chávez “por cuatro locos”. Pestana clama por el ingreso de Monsanto, Syngenta, y demás trasnacionales transgénicas al país. Según Pestana, “tenemos que permitir que nuestros investigadores hablen de los transgénicos (…) si dicen que no son malos para el consumo ni el ambiente, tenemos que permitir que los agricultores venezolanos puedan optar por esa tecnología que tan buenos resultados ha dado en el exterior”. Por supuesto, sus investigadores serían financiados por la transgenia.

Lo que pretende hacer el Sr. Pestana es traer al país una tecnología (transgénicos) que ya ha entrado en desuso en los principales centros de investigación del mundo, no sólo porque sus repercusiones e impactos en el ambiente y salud nunca fueron bien explicados ni debidamente investigados; sino que, nuevas tecnologías sin los riesgos de los transgénicos han emergido (ver R. Wilkinson and B. Wiedenheft. 2014. A CRISPR method for genome engineering, F1000PrimeReports, 2014, 6:3 (doi: 10.12703/P6-3).)

Precisamente, la nueva Ley de Semillas Venezolana, que fue consultada ampliamente a lo largo y ancho de la geografía nacional, ha tenido una visión prospectiva. Esta ley supo asentar, con propiedades científica-técnicas, las inconveniencias de los cultivos genéticamente modificados para el desarrollo de una nueva agricultura nacional.

Más aún, deberíamos impedir la entrada, o como hacen en la Unión Europea, al menos requerir que los alimentos con trazas transgénicas sean identificados y eliminar en el corto plazo su importación. Esto nos permitiría obtener mayor claridad en las consecuencias de su consumo.

Los productos transgénicos nos someten a una dependencia inexcusable a tecnologías extranjeras; y además no existe justificación alguna para continuar promoviendo e invirtiendo recursos y dinero en investigaciones y desarrollos de este tipo en nuestro país; más aún cuando hay alternativas menos invasivas y perjudiciales, y de mayor eficiencia energética.

La posición de Pestana y su gremio desprecia al pueblo venezolano, se presta a un incremento de la dependencia del país y permite agresiones a la vida, a la naturaleza y a la salud de un pueblo. Más bien deberíamos preocuparnos por modernizar e incrementar los controles fitosanitarios aduaneros, para controlar y erradicar definitivamente la transgenia y promover otras biotecnologías que viene dando sustanciales aportes en la agricultura nacional.

Las biotecnologías como los preparados o caldos biológicos, micro-organismos eficientes, bio-fertilizantes, bio-controladores, metódicas en técnicas de cultivos en vitro cultivos entre otras, hilvanan algunas consideraciones de índole científico-técnico de nuestra Ley de Semillas.

Nos permitimos reafirmar, que no creemos que en la Venezuela revolucionaria se haya debatido tanto una ley como la que pretenden desconocer y sancionar. Fueron tres largos años (2012-2015) de una participación amplia, de diferentes sectores sociales y científicos y consultas, acompañada con elogios de grupos internacionales dedicados al tema.

Toda esta enseñanza nos viene a demostrar, la legitimación de la ley misma y ha re-significado las distintas bondades que encontramos en la dinámicas productivas de nuestra agricultura campesina y familiar. Fundada ésta en nuestra agro-biodiversidad alimentaria nacional.

Partiendo de tan valioso reconocimiento, estamos convencidos que está naciendo una nueva agricultura nacional. Y además, tiene nombre: la agroecología. Allí reposan y emergen los nuevos conocimientos científicos-técnicos, que por las banalidades y los intereses económicos del Sr. Pestana y su gremio, les cuesta entender y que sabemos por sus múltiples negocios no se sienten motivados en reconocerlo.

Seguimos, sin embargo, en la mejor buena voluntad de ayudarlos, asistirlos, de proporcionarles las mejores ideas y luces en referencias bibliográficas. Estamos en la obligación de ello y dado el tema que se trata, “producir alimentos”, no escatimamos tiempo, de presentarles argumentos de altísimo nivel científico-técnico, sistematizados por distintos organismos internacionales, tales como: El grupo Internacional del Papel del Conocimiento, Ciencia y Tecnología en el Desarrollo Agrícola, IAASTD 2008); La Sociedad Científica Latinoamericana de Agroecología (2009); los investigadores franceses del grupo GRET (2013); el grupo de Biosafety-Information-Center (2016) con varios estudios en el tema y la propuesta de incorporar la agroecología como política pública de la FAO-Oliver Schutter (2011).

Esta ocasional y tangible articulación, que nos brinda La Ley de Semilla con la agroecología, estamos seguros le va a proporcionar las siguientes ventajas y beneficios a la agricultura nacional:

  1. Avanzar en la consolidación de una propuesta propia de producción primaria de alimentos. Contribuyendo con la soberanía alimentaria nacional.
  2. Re-significar y revalorizar nuestra inmensa agro-biodiversidad (462 especies alimentarias) que posee nuestra Venezuela.
  3. Reimpulsar las líneas de investigación y desarrollo en las áreas: ambiente, agroecología y agropecuario, las cuales en el año 2011, fueron acertadamente bien definidas, en las necesidades y prioridades de investigación para el país, por el MPPEUyCT.
  4. Obligaría a todas las universidades autónomas y bolivarianas de enseñanzas agrícolas, a actualizarse en materia de carreras, pensa, currículum, áreas de estudios e investigación, concurrente con los avances en la nueva ciencia agroecológica.
  5. La transformación universitaria tiene que avanzar, por cuanto, se resalta: la agroecología es la única ciencia emergente que le está dando respuestas a los distintos procesos de mitigación y adaptación que los extraordinarios cambios climáticos están sometiendo a las actividades agrícolas.
  6. La Ley de Semilla Venezolana abre un espacio para investigar, promover, impulsar y controlar las nuevas eco-tecnologías, propias de las condiciones de la intertropicalidad regional. Produciéndose un ahorro sustancial en los recursos energéticos, de agua e inversiones.
  7. De lo anterior se desprende, el apoyo a los sistemas tradicionales y familiares de producción con los distintos enfoques agroecológicos, en la agro-biodiversidad, por las semillas nativas y los conocimientos tradicionales.
  8. Este grueso conocimiento, que sigue existiendo en el saber popular, impulsaría los diálogos entre poblaciones campesinas y urbanas, con la finalidad de garantizar una alimentación sana y sustentable, apoyando los mercados locales y las diversas formas de intercambio; como estrategia para fortalecer la economía campesina.
  9. Esta propuesta agrícola de avanzada en su conjunto, estaría dando luces y orientaciones para la confección de políticas públicas e iniciativas sectoriales en el área agroalimentaria, dándole coherencia y orientación a los tantos movimientos sociales y campesinos, quienes todavía en este proceso revolucionario, no han dado pies con bolas en propuestas técnico-política de avances, que los organice y cohesione. Sólo se han dedicado a sus justas reivindicaciones gremiales.

Estas y otras connotaciones implícitas que intentan negarse y cercenarse, claramente evidencian la visión atrasada, conceptual y operativa que la cúpula empresarial-científica de Fedeagro mantiene en descalificar a la nueva Ley de Semillas. Lamentablemente están perdiendo las perspectivas. Por ello debemos saber defender nuestra ley con movilizaciones, presión social y debatir con autoridad, responsabilidad y permanentemente el futuro de la producción primaria de alimentos.

Insistimos, que independientemente de las profundas diferencias ideológicas civilizatorias con que concebimos la vida, por el tema país-producción de alimentos, estamos en la obligación de dar los debates que sean necesarios. De la manera más respetuosa, flexible y abierta, estamos en la disposición de colaborar en avanzar, en evolucionar, en aprender. Nuestro devenir agrícola, obligatoriamente, exige una variedad de aproximaciones técnicas, conocimientos y acciones con rostros, actitudes y aptitudes diferentes que no se arrodillen ante Monsanto, Syngenta, y otras trasnacionales transgénicas.

 

 

 

Material de Apoyo

Agriculture at Cross Road (2008) International Assessment of Agricultural Knowledge, Science and Technology for Development (IAASTD) Internacional del Papel del Conocimiento, la Ciencia y la Tecnología en el Desarrollo Agrícola,) http://www.unep.org/dewa/agassessment/reports/IAASTD/EN/Agriculture%20at%20a%20Crossroads_Global%20Report%20%28English%29.pdf

Biosafety-info.net (2016) http://www.biosafety-info.net/article.php?aid=639

Fernández A.T. (2016) Transgénicos, Tecnología obsoleta para el campo. En línea La Jornada Abril 29-2016 http://www.jornada.unam.mx/2016/04/29/opinion/022a1pol GRET Responder a los desafíos del Siglo XXI con la agroecología: ¿Por qué y cómo hacerlo?

Un informe de la C2A (Comisión Agricultura y Alimentación), Coordination Sud En línea http://www.agter.org/bdf/es/corpus_chemin/fiche-chemin-241.html

Necesidades de Investigación. Definición de Áreas 2011. En línea http://www.coordinv.ciens.ucv.ve/investigacion/coordinv/index/CONCIENCIA/necesidades.

Olivier De Schutter (2011). Informe: “La agroecología y el derecho a la alimentación”. En línea.http://www.srfood.org/index.php/es/component/content/article/1174-report-agroecology-and-the-right-to-food

R. Wilkinson and B. Wiedenheft. 2014. A CRISPR method for genome engineering, F1000PrimeReports, 2014, 6:3(doi: 10.12703/P6-3).

Transgénicos y Agrocombustibles en América Latina (2009) Sociedad Científica Latinoa-mericana de Agroecología (SOCLA). En línea http://foodfirst.org/wp-content/uploads/2016/01/altieri-capitulolibro-fernanditopdf.pdf

Compartir

Tierra, Humanidad, Educación, Vida y Paz

Compartir

 

dia-internacional-de-la-madre-tierra-2013-04-16-58869

En otra simbólica celebración del Día de la Tierra Internacional (22/04) y ante la búsqueda de un re-equilibrio de sus ecosistemas, vemos a nivel mundial, que se incrementan las amenazas ambientales-ecológicas que causan cambios climáticos, la desaparición de la biodiversidad y el stress de agua.

Las armas de destrucción masiva siguen siendo la principal amenaza al planeta: no sólo por su poder destructivo con 25 formas de armas químicas, biológicas y nucleares, las cuales en fracciones de horas, pueden hacer desaparecer nuestra madre Tierra y la humanidad entera que se sostiene de ella. Sino también por las enormes cantidades de recursos económicos que se requieren para su invención, desarrollo, almacenamiento, y prueba.

Independientemente de las distintas intensidades y particularidades que se manifiestan cada vez que se emprenden acciones belicistas-terroristas, los costos en las externalidades ambientales son incalculables. Además, las pérdidas de vidas humanas son irreparables y quienes logran sobrevivir, mantendrán por los restos de sus vidas, los serios traumas físicos y emocionales que emergen. Tendrán además que pasar por un proceso de re-adecuación social y cultural, ante las nuevas circunstancias que confrontan.

Ante la creciente crisis ambiental-ecológica, uno de los más lúcidos y comprometidos pensadores latinoamericanos, el Maestro Enrique Leff (2014); (2014 A) quien por más de tres décadas en el tema de la educación ambiental, nos brinda algunas reflexiones, sobre las condiciones insustentables de vida que a cada quien nos toca asumir. Leff en (2014) y (2014A) nos propone las siguientes e inmediatas acciones:

Superar definitivamente las suposiciones erróneas de la modernidad con su racionalidad científico-técnico-utilitaria-acumulativa y con su voluntad de dominar todo: territorios, personas, la naturaleza y los procesos de la vida. Con criterio y valentía se debe denunciar la exagerada racionalidad que ha llevado a una crisis global civilizatoria, con sus procesos insostenibles y hostiles a la vida, pudiendo conducir, como se está demostrando, al colapso de nuestra civilización.

La otra gran acción, consiste en la creación de una nueva conciencia y el sentido de un destino común Tierra-Naturaleza-Humanidad. Es la parte más creativa. Le auxilia la teoría de la complejidad y del caos; teniendo como el gran sur y como principio de vida, la cultura de sustentabilidad e imperativo de supervivencia. Leff, (2014A) interroga a las diversas teorías sobre el origen de la vida y sostiene las tesis de I. Pyrogine y F. Capra, según la cual la vida se habría originado del metabolismo entre materia y energía, creando redes autogenerativas que liberan los flujos de la vida.

Desde tal perspectiva, valora especialmente la contribución andina del "buen vivir" Más que una filosofía de la vida es una metáfora de un mundo en armonía con el Todo. El Sumak Kawsay (vivir bien) englobando prácticas sociales en las que se expresa la relación de los pueblos con el cosmos, con su territorio, sus ecosistemas, sus diferentes culturas en las que la identidad y las diferencias son trabajadas de manera integradora con sus relaciones sociales.

Es evidente que para avanzar en las acciones anteriores que Leff (2014) (2014A) nos propone, es necesario re-plantearse las distintas formas y modalidades de la educación y formación ciudadana en general. Pero en especial, la educación ambiental-ecológica, la cual ha estado muy centrada en develar mucha información científica, sobre los riesgos e impactos ambientales acaecidos. Ahora una fuerte tendencia, es incluir y cuestionar los “mitos” basados en la razón instrumental y del modelo ego-ideológico impuesto (individualismo, progreso indefinido, competencia, libre mercado y sin reglas, consumismo). También critica, el paradigma actual de la apropiación privada de la naturaleza y los ciclos vitales en función del enriquecimiento.

La nueva educación ambiental-ecológica, debe superar el reduccionismo de sólo informar y no lograr desarrollar hábitos para los cambios exigidos. Las leyes, normas y regulaciones no han sido suficientes, para hacer desaparecer los comportamientos inadecuados y los excesos que seguimos haciendo frente a los ecosistemas.

Los ámbitos educativos son diversos y se pueden ampliar y articular. La escuela, los medios de comunicación, las religiones y la familia entre otros se han de complementar. Se ha demostrado que una buena educación ambiental, es como colocar buenas semillas para sensibilizar a los jóvenes y producir efectos a lo largo de toda una vida. Sin embargo deseamos destacar que la familia juega una importancia central en los distintos procesos de formación ideológica, social y cultural. Es en tal espacio donde se cultivan los primeros hábitos de amor y cuidado de la vida, como por ejemplo: el uso adecuado de los recursos que tenemos, el orden, la limpieza, el cuido y respeto por los ecosistemas locales. Es de donde debe surgir una ética ecológica de manera que ayude a crecer en la corresponsabilidad, en la fraternidad y el cuido.

Es de resaltar que en la actual crítica coyuntura económica-social-política-cultural-ecológica de implosión social que vive la sociedad venezolana, patrocinada y puesta en marcha por la injerencia estadounidense, pareciese que no es, ni debe ser prioritario tratar los temas educativos ambientales por el cuido de la tierra y la defensa de nuestros recursos. Debiendo ser todo lo contrario.

El imperialismo estadounidense sembrador y expansionista de la cultura de la muerte no puede entender, ni aceptar una sociedad para la cultura de la sustentabilidad, de la vida y la paz. Condiciones necesarias e indispensables, para seguir cursando los distintos procesos de auto-determinación de los pueblos y edificar una patria llena de dignidad, decoro y de libertad plena y absoluta.

Nosotros, particularmente, mantenemos y hacemos vida con varios legados históricos—Bolívar, Rodriguez, Martí, Chávez—que nos motivan y empujan hacia distintos procesos de transición en la construcción de una sociedad ambientalmente ecosocialista. Garantizando la soberanía; la participación protagónica del pueblo en la consolidación de la paz y el equilibrio integral de nuestra sociedad. Nuestro planeta, nuestra humanidad, exigen hoy más que nunca una educación para la vida, por la vida, para la paz y por la paz.

 

Referencias Bibliográficas.

Leff. E (2014). Conferencia Magistral Educación Ambiental, Filosofía de la Vida. En la Universidad de Guanajuato. En línea: https://www.youtube.com/watch?v=z_9clHuKYgg

Leff. E (2014A). La apuesta por la vida. Imaginación sociológica e imaginarios sociales en los territorios ambientales del Sur. En línea: http://www.biodiversidadla.org/Objetos_Relacionados/LA_APUESTA_POR_LA_VIDA._Imaginacion_sociologica_e_imaginarios_sociales_en_los_territorios_ambientales_del_Sur

Compartir

El Papel de las Universidades y el Congreso de la Patria

Compartir

clase-universidad

El Presidente Nicolás Maduro en el discurso de apertura e instalación del Congreso de la Patria(13/04/2016), le solicitó al pueblo de Venezuela de manera inmediata y expedita, propuestas orientadas a fortalecer, innovar y avanzar en tres grandes dimensiones, la guerra económica; las misiones sociales y la batalla política.

Compartir

Leer más: El Papel de las Universidades y el Congreso de la Patria

¿QUIEN PUEDE DERROTAR AL CAPITALISMO?

Compartir

MENSAJE AL CONGRESO DE LA PATRIA

guera al capitalismo pablo1

Las cifras económicas y sus propias dinámicas, indican que la merma de los crecimientos económicos se va haciendo realidad a nivel mundial. Las economías del mundo no pueden, ni podrán crecer indefinidamente, sin tener las graves repercusiones, tanto en los procesos sociales que determinan, como en la esfera ecológica-ambiental (o biosfera) donde la humanidad entera se asienta. Hay una contradicción fundamental entre la vida que llevamos y la vida que deberíamos llevar, por una parte porque nos ocultan la realidad y la gravedad de la situación, o nos cuesta entenderla y hacerla consciente para asumir las nuevas propuestas de cambios.

Compartir

Leer más: ¿QUIEN PUEDE DERROTAR AL CAPITALISMO?

Las Guerras Doradas por El Agua

Compartir

reina-elizabeth-ii-visita-el-banco-de-inglaterra-2

En otra simbólica celebración del Día Internacional del Agua (22/03); Venezuela sufre la sequía más severa de su historia. Más del 85% de la población sufre del stress de agua. A pesar de que, relativamente, el 95% de aquella tiene acceso al agua potable, lo que indica que tan solo el 10% satisface el requerimiento de este liquido.

Hay múltiples factores que contribuyen a la crisis de agua en Venezuela, pero la presión demográfica —87% de la población asentada a lo largo de lo que queda en las cuencas norte del mar Caribe— es el más estructural. La gestión del agua se ve abrumada por esta presión, por las diferentes modalidades de pobreza social del agua y por nuestro atraso científico y tecnológico. Todavía no aparecen, ni se exigen, eficientes y eficaces "políticas para la gestión del agua" ; Núñez(2015) y propuestas varias en Núñez(2014).

Compartir

Leer más: Las Guerras Doradas por El Agua

Chávez ¿Qué hacer?

Compartir

Chavez

En reiteradas ocasiones el Presidente Nicolás Maduro ha afirmado: “la crisis post-capitalista que vive Venezuela, nos brinda la oportunidad para avanzar en un nuevo modelo económico centrado en el ser humano”. En foros internacionales como el G-77 (2014), en la Asamblea General de la ONU (2015), el Presidente venezolano, inspirado en el Plan de la Patria, nos ha solicitado trabajar en un nuevo proceso civilizatorio. Este proceso debe cambiar las sociedades hacia adentro y las relaciones de poder en el mundo. Un proceso civilizatorio que tenga la solidaridad y la inclusión como ejes esenciales para acabar con la pobreza y la miseria, garantizar el derecho a la educación inclusiva, pública, gratuita y de calidad, a la salud, a la vivienda, a un ambiente sano, y avanzar así, en los objetivos y metas del milenio.

Compartir

Leer más: Chávez ¿Qué hacer?