EscritaArticulitosAnálisis y OpiniónAnálisis NuestroEscritos TatuyEconomíaTeoría Revolucionaria

Los articulitos

SÉ TODOS LOS CUENTOS
Yo no sé muchas cosas, es verdad.
Digo tan sólo lo que he visto.
Y he visto:
que la cuna del hombre la mecen con cuentos,
que los gritos de angustia del hombre los ahogan con cuentos,
que el llanto del hombre lo taponan con cuentos,
que los huesos del hombre los entierran con cuentos,
y que el miedo del hombre…
ha inventado todos los cuentos.
Yo no sé muchas cosas, es verdad,
pero me han dormido con todos los cuentos…
y sé todos los cuentos.
León Felipe.

Uno de los cuentos más terroríficos con los que se ahoga los gritos de angustia del hombre es la “economía”. Cuando La Academia, esa particular señora “convirtió a la ciencia en un corotero instrumental al servicio del capital” (esta frase se la estoy copiando a mi amigo Wilfredo Sandrea), la economía se volvió la superciencia que explica todas las cosas, pero lo hace de manera que nadie entienda nada.

Desgraciadamente, mucho de ese “corotero instrumental” lo usa indistintamente “la derecha” o “la izquierda”, y eso hace igual de difícil entender a un economista de uno o de otro bando.

Pero ¿es realmente difícil la economía? Bueno quizá la “economía” sí. Hagamos la pregunta de otra forma: Esos fenómenos humanos y sociales que pretende estudiar la “economía” ¿son realmente tan difíciles de entender? ¿O será más bien que los hacen complicados para que la gente, es decir los que no somos economistas, no podamos entender cuál es el verdadero rollo?

Por eso el poema de León Felipe. El capital lo primero que hace al establecer su reinado o su imperio más bien, es crear toda una serie de armazones teóricos, culturales y hasta estéticos desde los cuales se crean o generan los conceptos en medio de los cuales se mueve la gente y que son los únicos que puede pensar sin meterse en problemas. Luego crea un sistema económico (el capitalismo) y crea la ciencia, particularmente, en nuestro caso, la ciencia económica para hacer complicado y elitista todo el conocimiento. Ello explica porque para entender la “economía” hay que ser un experto científico (aunque yo conozco muchos economistas que de vaina saben cómo usar un cajero electrónico).

Bueno, ya basta de hablar tonterías. Lo que queremos decir con todas estas vueltas y revueltas, es que vamos intentar “explicar” de la manera más simple posible (así me gane una acción de sicariato de algún economista por ahí) todos esos fenómenos que afectan o determinan la vida social de una persona en el capitalismo. Para hacerlo, además de consultas (en muchos casos a sus obras) a personas que de verdad saben de estas cosas, hemos estudiado desde diversas fuentes y hasta donde podemos lo que al respecto ocurre en Nuestramerica.

Sabemos que estas notas son muy poco ortodoxas (es decir se adaptan muy mal a las recetas que los expertos manejan) y que por ello generarán más de una reacción alérgica, especialmente a los expertos-puristas. Pero como este material, pretende estar dirigido más bien a los que sufren la economía y no a los que la explican, entonces esas reacciones alérgicas importaran bien poco.

Nos gustaría, sí, que se generara algún tipo de reacción, discusión, aportes. Que se muestren los errores, los vacíos e inconsistencias que estos materiales inevitablemente tendrán. Por favor los que busquen rigor científico y académico, háganlo en otra parte, entre otras cosas porque yo no soy ni científico ni académico. Apenas una persona interesada en entender con fines práctico-políticos estos asuntos. Vamos a intentar publicar un arti-culito semanal, numerados del 01 en adelante comenzando con 01¿Qué es una mercancía? Y llegaremos hasta donde podamos llegar. De todas maneras hasta ahí es que llegamos habitualmente…

Sobre el autor

Comunicador y educador popular, escribidor, caminante empeñado en que se hace camino al andar y definitivamente nuestramericano y tatuyano.

Comenta aqui