EscritaLuchasRealidad EconómicaNacionalAutocríticaDerechasEconomíaGestión de GobiernoOrganizaciones PopularesDestacado

[LUCHAS] “Sr. Presidente no permita los despidos masivos”

Es la corrupción que se metió en los tuétanos de nuestra República, hay que combatirla rodilla en tierra… así decía nuestro Comandante Chávez, afirma José López, trabajador por nueve años de Firestone en el estado Carabobo, vocero del Consejo Productivo de Trabajadores (CPT) de esa planta, un mecanismo interno implementado por el gobierno nacional para vigilar, fiscalizar y velar por la producción nacional en dicha entidad de trabajo. José fue despedido injustificadamente en abril de este año, así como miles de trabajadorxs que han sido despedidxs injustificadamente o por vías indirectas en nuestro país.

¿Qué sucede en la Firestone?

En abril de este año, esta empresa inicio un proceso de recorte de personal alegando incapacidad económica para mantener la nómina de 1126 trabajadorxs, divulgando que al menos unos 600 serían despedidxs y al grupo restante le sería desmejorado el conjunto de sus beneficios salariales, los cuales, hay que recordar que  se encuentran establecidos en la Ley Orgánica del Trabajo (LOTT), es decir, son de obligatorio cumplimiento.

Luego de la instalación de una mesa con vocerxs del sindicato de empleadxs (gerentes) y el sindicato de trabajadorxs de planta, quienes finalmente fueron cómplices de las acciones del patrono, al aceptar las condiciones que éste impuso. Al respecto, José narra que: se reunían en Caracas, la empresa junto al sindicato trabajaban en conjunto, metiéndoles psico terror a los trabajadorxs, “hay una lista”, y publicaron una lista y decían “mírense en la lista, el que está en la lista es mejor que negocie y se vaya porque si no se va a ir seis meses para la calle”, los trabajadorxs que se percataron de que estaban en la lista, al menos 500, salieron y negociaron sus prestaciones sociales a precio de gallina flaca, enriqueciéndose el patrono a costa de los padres de familia.

Ante el descontento por la situación, que incluía sólo trabajar tres días a la semana, de miércoles a viernes, lxs trabajadorxs emprenden un proceso de paralización de la empresa, con pocos resultados positivos: Me despiden a mí y a Yosmar Machuca, miembros del CPT, alegando que habían organizado la paralización, aunque a posteriormente eso fue desmentido, la persecución y el despido fueron un hecho. Sacaron a 250 trabajadorxs a la calle por seis meses, con un salario de 8 mil bs y un cesta tickets de 20 mil bs por mes con voz de lamento, señalo José.

Los 250 trabajadorxs mencionadxs, se encuentran bajo la modalidad de “permiso remunerado”, desde abril se les aplicó este procedimiento por 180 días, el pasado viernes 25 de octubre una vez cumplido ese período, se les informó vía mensajes de texto la prórroga del “permiso” por 180 días más.

La “Ley” y las complicidades

El patrono alega la aplicación del artículo 148 de la LOTT, el cual establece:

“Cuando por razones técnicas o económicas exista peligro de extinción de la fuente de trabajo, de reducción de personal o sean necesarias modificaciones en las condiciones de trabajo, el Ministerio del Poder Popular con competencia en materia del trabajo podrá, por razones de interés público y social, intervenir de oficio o a petición de parte, a objeto de proteger el proceso social del trabajo, garantizando la actividad productiva de bienes y servicios, y el derecho al trabajo” (Fragmento de artículo 148 de la Ley Orgánica del Trabajo)

Esto implica que el espacio de toma de decisiones donde se definiría el futuro de lxs trabajadorxs de Firestone, en el que participó el Estado venezolano, no protegió el derecho al trabajo y sólo resultó en beneficios para el patrono con la mirada complaciente tanto de los sindicatos como de la institución pública. Esto coincide con las denuncias que hemos recibido de trabajadorxs que han visto comprometidos sus derechos laborales, por complicidad de instituciones que deberían velar por la protección del pueblo trabajador.

Respecto a este tema, José López quien además es padre de un niño de 8 meses de nacido y una niña de tres años con patología especial cardíaca, afirma: la ley establece que cuando un trabajador le sale un reenganche forzoso, la inspectoría es la que debe buscar la fuerza pública, hoy en día, a la fuerza pública hay que pagarle para que vaya a la fábrica para el proceso, se deben pagar 50mil y 100mil bs a un funcionarix para que asista al sitio de trabajo por si la empresa desacata. Los organismos públicos del estado Carabobo están corrompidos, la inspectora jefe Mayela Veloz tiene un negocio grande en contra de lxs trabajadorxs, aliada al patrono, junto con la dirección estadal del Ministerio del Trabajo. Por un lado, el Presidente dice que no se vayan del país y por otro, la inspectoría le está dando luz verde a las calificaciones de despido, las empresas sembrando a los CPT, en mi caso la empresa lo dijo públicamente “no reconozco al CPT porque no reconozco a Nicolás Maduro”.

El patrono

Firestone es una trasnacional estadounidense que cesó sus actividades en Venezuela en 2016. La planta en cuestión ubicada en Carabobo, ahora denominada Alice Neumáticos de Venezuela, fue adquirida por el grupo Corimon[i], su Presidente es Carlos Gill Ramírez, también propietario de Pinturas Montana y de Pirelli, expresó a lxs trabajadorxs que no tienen caja activa para mantener la nómina, que no hay venta del producto en la calle y que el mantenimiento de la materia prima se le hace costosa, sin embargo, trabajadorxs de la planta afirman que acaparan producto para venderlo a precios especulativos. José explica: una empresa con una capacidad productiva de 9080 cauchos diarios, 47mil cauchos semanales, hoy produce 5 y 6 mil cauchos semanales. Desde 2015 vienen mermando la producción, una empresa a la que al Estado le ha exonerado impuestos, buscando apoyar al pueblo venezolano, al empresariado para que activaran operaciones, pero igualito, siguen afectando incluso a los transportistas, taxistas, moto taxistas, a la empresa nacional de FONTUR que se ven afectados por esta problemática de neumáticos.

Hoy, la empresa tiene en labores 400 trabajadorxs, afirma José que un trabajador hace el trabajo de seis.

Mensaje al Presidente Nicolás Maduro

López, trabajador humilde y patriota, que ha decidido no migrar para seguir poniendo fuerza de trabajo para levantar al país, afirma: Señor Presidente, el pueblo venezolano, el humilde, el trabajador que se levanta todos los días con primer turno, con segundo turno, con tercer turno a producir en esta país, nos están botando de las fábricas de trabajo porque la fuente de empleo, la generación de riqueza la hacemos nosotros los trabajadorxs, la gente humilde y la gente del barrio, entonces Sr. Presidente no permita estos despidos masivos. No se está respetando la Ley del Trabajo, no se está respetando la Carta Magna, la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, se está violentando a carta cabal. Presidente de la República, la clase obrera que te eligió está siendo masacrada en Carabobo, a los CPT los están botando, los amenazan con sicariarlos, han renunciado, porque ellos dicen, si el papel de los CPT es denunciar al patrono que cada semana está aumentando los productos y ese es el órgano interno para vigilar y fiscalizar, y esa información la hacemos pública y los organismos del Estado no nos paran… se están enriqueciendo (los propietarios de las empresas) ilícitamente a costa del bolsillo de los venezolanos… ellos dicen que hay que sacarnos del camino…

Las mismas fórmulas, los mismos resultados

Es evidente que la realidad del pueblo trabajador en nuestro país está enormemente deteriorada, estos métodos de despidos indirectos la viven trabajadorxs de Coca-Cola, Naturalist, Heinz, Colgate-Palmolive, PAVECA, al igual que se vive en entidades públicas con el salario pauperizado que no es suficiente para sostener una familia.

Las fórmulas que aplica el gobierno se han concentrado en favorecer al empresariado privado, con la flexibilización de la aplicación de las leyes que deberían proteger a lxs trabajadorxs, con el desmembramiento de empresas públicas, la estrategia de la “propiedades mixtas” con las llamadas “alianzas estratégicas” deja muchos vacíos en cuanto a los manejos de activos públicos y especialmente sus rendimientos de la riqueza nacional, para su expresión en bienestar real del pueblo venezolano. Son fórmulas que en el pasado no dieron resultado y que hoy, siguen sin levantar una economía que pesa en los hombros, como siempre, del pueblo pobre y explotado que padece los embates de la crisis y que vive el aumento de la brecha de desigualdad social. Por otro lado, una agresión extranjera sin contemplación que limita posibilidades. Sin embargo, en cualquier circunstancia, un proyecto que estuvo en miras a la construcción socialista tiene la obligación moral de estar del lado del pueblo pobre, el verdadero afectado en tiempos de crisis.

Ante este panorama, le preguntaba a José, que al igual que miles pasa el día el día resolviendo qué hacer para vivir, si él pensaba que la salida de la crisis estaba junto al empresariado privado: Recordemos lo que hizo FEDECÁMARAS en 2002, Coca-Cola fue una que cerró sus operaciones… como bien decía alguien… “los bancos privados son más peligrosos que ejércitos preparados para la guerra”… a una empresa le interesa su capital, no el bienestar social, de su comunidad, del derecho a la vida, salud, educación, acabemos con el capitalismo o el capitalismo acabará con nosotrxs…


[i] http://www.noticierodigital.com/2016/05/bridgestone-vende-su-filial-en-venezuela-al-grupo-corimon/

Sobre el autor

Comenta aqui