EscritaAnálisis y OpiniónNacionalAutocríticaDerechasGeopolíticaDestacado

[OPINIÓN] Duelo de imaginarios.

Palabras van y palabras vienen (sobre todo los tuits) pero en lo concreto ¿en qué estamos? Creemos que estamos frente a una batalla de imaginarios la cual se desenvuelve en el plano estríctamente mediático: Toda la ofensiva y contraofensiva se da desde los medios. La oposición: autonombra a un presidente, moviliza, convoca, se dictan medidas, se dan los pronunciamientos, se publican las agendas y se hacen virales afirmaciones como: “Este es el fin de la Dictadura pero como cada quien tiene que resolver su día, no podemos desgatarlos, así que haremos pocas movilizaciones”.Guaidó, vía twitter, Domingo 27-01-19 .

¡Luchar a favor de la Libertad! Pero: ¿una lucha como parte de la agenda: voy al mercado, luego a la ofi, luego voy a manifestar, luego a comer? (…)

Mientras tanto, los EEUU también tiene un arropaje mediático, pero viniendo de Trump quien es un poco descontrolado en su discurso, la verdad es que puede parecer un poco más de lo mismo. Por su parte, el Gobierno ha ofrecido las mismas respuestas y, en el plano de lo mediático, muestra: control, normalidad y un “estamos preparados para la jugada militar”. Hasta el momento, salvo una movilización masiva dentro de la Administración Pública Nacional de todos los directores nacionales a Caracas y pequeñas reuniones en las estructuras de base del PSUV, todo ha rodado con normalidad.

Ahora bien, gracias al 2.0 los opositores asumen que a partir del domingo 03/02 habrá una “Venezuela en Libertad” “Que ya falta poquito” pero la verdad es que corren los días y lo que vemos (y casi nadie lo discute) es una pseudo liberación del dólar, una escalada libre de precios hora tras hora, un semi colapso en el suministro de gasoil y gasolina y algo muy importante: la guerra es mediática, por lo tanto, quien mayor control tenga sobre el suministro de electricidad e internet, los administrará a su favor. Por su parte, desde quienes acompañan al gobierno y desde quienes no somos sus enemigos, no existe gran movilización tras la política de resguardo emitida por el PSUV, pero no es menos cierto que se perciben destellos de confusión y desconfianza, una sensación de sospechar que en esta ocasión algo es diferente, que quizás las cosas no sean como en los escenarios de los años 2014 y 2017.

Sin embargo, tanto ese imaginario de quienes han sido opositores históricos a la propuesta política, ahora con el plus de quienes están descontentos y se quedaron sin interlocutor bajo la etiqueta de traidores; como ese otro imaginario que parte de esa afirmación: “Tenemos que estar preparados porque esta vez es diferente la cosa” son imaginarios elaborados desde la verdad manipulada por los medios. Sin ánimos de desdeñar la posibilidad real de un ataque militar y una evidente campaña a favor del intervencionismo, lo que está calando con gran victoria es la confrontación de imaginarios cuyos contenidos se debilitan en la realidad, por ejemplo, las manifestaciones pacíficas del día miércoles 30 de enero y sábado 02 de febrero pasaron sin pena ni gloria – amén de la alta asistencia-, mientras que en las redes fueron vislumbradas como el escenario vital para decir con contundencia a los militares que Guaidó debe ser reconocido como presidente. Hasta el momento, se desconoce cuál respuesta pudieron ofrecer los militares ante la contundente manifestación, lo que sí es público y notorio es que la FANB sigue reconociendo (en gerundio) a Nicolás Maduro como Presidente.

Finalmente, hay que reconocer que existe un común denominador que subyace en este escenario bélico de ideas y es: la necesidad de avanzar hacia el control y reversa de la crisis económica la cual sigue galopando muy campante al margen de la contienda entre las ideas “Guaidoistas” y las ideas del Gobierno Bolivariano. ¿Será que la “Recuperación Económica” también se quedó en el plano de los imaginarios?.

Sobre el autor

Comenta aqui